Friday, September 12, 2008

VIOLENCIA PARAMILITAR IMPULSADA POR EL PREFECTO LEOPOLDO FERNANDEZ (ANCIANO) DEJA OCHO MUERTOS

Leopoldo Fernández viene de la dictadura de Hugo Banzer. Este oscuro personaje ha lucrado de la dictadura y ahora se ha acomodado en democracia y hoy quiere liderizar los cambios autonomistas. Cómo es posible que este oscuro personaje, con menos 14 mil votos, quiera adueñarse de la región de Pando y ayer haya ordenado a sus paramilitares a masacrar a los campesinos.

La violencia desatada contra campesinos e indígenas, en el sector de Tres Barracas de la localidad El Porvenir (Pando), por parte de paramilitares con armas de fuego y promovidos por la Prefectura y cívicos de ese departamento, dejó el saldo lamentable de ocho muertos, 15 rehenes torturados, varios heridos y un número no determinado de desaparecidos.
Así lo confirmó el Gobierno que responsabilizó de los hechos al prefecto de Pando, Leopoldo Fernández (ex ADN, Podemos), quien habría instruido a funcionarios de esa entidad atacar a los campesinos que se dirigían a la capital pandina para realizar un cabildo en contra de las acciones violentas como la toma de entidades públicas.
A la altura de Tres Barracas, los grupos de choque de la Prefectura de Pando bloquearon caminos, armaron barricadas y emboscaron con armas los campesinos.
"En la mañana de este jueves el escenario de violencia fue la localidad de Porvenir, donde se registro un ataque a campesinos y sectores populares que se dirigían hacia la ciudad de Cobija para manifestar su rechazo a las acciones de los comités y los prefectos de oposición", señaló el ministro de Gobierno, Alfredo Rada.Por su parte, el viceministro de Régimen Interior y Policía, Rubén Gamarra, confirmó que los campesinos fueron interceptados por los grupos armados de esa Prefectura a la altura del sector de Tres Barracas de la localidad El Porvenir, donde se originó el enfrentamiento.
MUERTESAseguró que la emboscada reportó ocho víctimas fatales y varios heridos.
Al respecto, el comandante de la Policía de Pando, Cnl. Silvio Margazo, confirmó la muerte de las ocho personas, añadiendo que una mayoría de ellos son campesinos.
Los muertos fueron identificados como Bernardino Racua (dirigente campesino de Pando y descendiente del líder histórico indígena, Bruno Racua), Nora Montero de Racua (campesina), Dumay Villanueva (campesino), y Agripino Vargas (campesino).
Asimismo, Roberto Rodríguez (miembro del Comité de Vigilancia Filadelfia), Pedro Yoshida (funcionario del Servicio Departamental de Caminos, Sedcam), Hernán Justiniano (Presidente del Concejo Municipal de El Porvenir) y uno aún no identificado.
De acuerdo al reporte de medios de comunicación, hasta el momento se contabilizó más de 50 heridos, que están siendo atendidos en los hospitales de Filadelfia y Cobija
En ese sentido, el viceministro Gamarra condenó la declaración del funcionario de la prefectura pandina, Ricardo Shiracagua, quien amenazó "que un muerto se pagará con otro muerto".
"Lo que empezó con un ataque violento contra el Estado se está convirtiendo en un conflicto interno, esto es producto de la violencia y vandalismo generado por los prefectos y cívicos en su afán de asaltar los recursos de la nación", denunció Gamarra.
De ese modo, la autoridad de Gobierno se refirió a las acciones impulsadas por el denominado Consejo Nacional Democrático (Conalde), que hace 18 días convocó al bloqueo de rutas.
Ese bloqueo derivó en la toma de entidades públicas e instalaciones petroleras supuestamente en demanda de la devolución del 30 por ciento del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), recortado para el pago de la renta Dignidad, pero en realidad persiguen un objetivo político de derrocar al gobierno constitucional.REHENES CAMPESINOS
Según la representante Presidencial de Pando, Nancy Texeira, los cívicos de ese departamento tomaron por rehenes al menos a 15 campesinos, 13 hombres y dos mujeres, que fueron torturados desde el medio día de hoy hasta aproximadamente las 17.00 horas.
Añadió que este grupo de indígenas fue remitido por los cívicos a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) para iniciarles una investigación.
"En el Comité Cívico los golpearon, porque la gente estaba allí gritándoles y les decían de todo, para que digan quien los financiaba, cuando ellos en realidad solo realizaban un movimiento legítimo", explicó Texeira. Sostuvo que existen varios campesinos desaparecidos, además de otros heridos que posiblemente habrían huido al monte para resguardarse de sus agresores.
LOS HECHOS
El Cnl. Margazo, Comandante policial de Pando, relató que el hecho violento comenzó a las 09.30 de hoy y se prolongó hasta las 13.00 horas, cuya situación se tornó insostenible para los efectivos del orden que en vano intentaron apaciguar los ánimos caldeados de ambos sectores.
También mencionó que se hace difícil determinar de dónde provenían los disparos ya que estos venían de todos lados.
"Cuando se encontraron los grupos hemos hechos todo lo posible por contenerlos y no lo logramos, no entendieron, eso duró, con nosotros al medio para calmarlos, por lo menos una hora", dijo el Comandante de la Policía de Pando.
Al respecto, la delegada presidencial en esa región, Nancy Texeira, informó que los campesinos fueron atacados por los funcionarios prefecturales y cívicos pandinos con armamento bélico como ametralladoras.
Asimismo, dijo que tras la arremetida contra los indígenas, los grupos violentos también tomaron las oficinas del Servicio Nacional de Áreas Forestales (Sernap), provocando destrozos y buscando más armas de fuego para continuar las agresiones contra campesinos.
Los medios de comunicación advirtieron que desde Riberalta comenzaron a trasladarse en volquetas a Cobija grupos de choque en contra del gobierno, para continuar con la ola de terror desatada en la región Pandina.Entretanto, el viceministro Gamarra, anunció que el Gobierno hará todos los esfuerzos por evitar la violencia interna en el país, promovida por los prefectos del Conalde.






FUERTE APOYO DE LA ARGENTINA Y DE BRASIL AL GOBIERNO DE MORALES

Advirtieron que "no tolerarán una ruptura institucional"; viajarían los cancilleres

La Nación de Argentina (www.lanacion.com.ar)

Los gobiernos de la región, entre ellos el de la Argentina, reaccionaron ayer unívocamente en respaldo del gobierno de Evo Morales y manifestaron su preocupación por la crisis que sacude a Bolivia por estas horas.
Con pequeños matices entre sí, las administraciones de Cristina Kirchner, de Luiz Inacio Lula da Silva y, en otro registro, la del venezolano Hugo Chávez coincidieron en condenar enfáticamente lo que interpretaron como posibles intentos por desestabilizar al gobierno boliviano.
La presidenta Kirchner habló por teléfono tanto con Lula como con la jefa de Estado chilena, Michelle Bachelet, para analizar la situación.
Los gobiernos argentino y brasileño planifican además un viaje de sus cancilleres en los próximos días para colaborar en el restablecimiento del orden público, como parte del denominado Grupo de Países Amigos de Bolivia, que también integra Colombia.
El primero en hacer pública su posición fue el gobierno argentino. "La Argentina ratifica su pleno e incondicional respaldo al gobierno constitucional del presidente Evo Morales", señaló por medio de un comunicado la Cancillería, que encabeza Jorge Taiana.
Taiana dio forma a la declaración emitida por la cartera a su cargo luego de una reunión de una hora que mantuvo con la presidenta Kirchner en la Casa Rosada, dijeron a LA NACION altas fuentes oficiales.
Fue la propia jefa del Estado quien decidió el tono del documento público de respaldo, que por cierto respalda la hipótesis de las autoridades bolivianas, que advierten sobre un intento de desestabilización externa al gobierno de Morales.
De hecho, de acuerdo con el texto de la Cancillería, la Argentina condena "todo intento exterior de buscar la desestabilización de gobiernos populares elegidos democráticamente, en elecciones libres y sin proscripciones en América del Sur".
En Bolivia, Morales acusó a los Estados Unidos de urdir planes para desestabilizarlo y decidió expulsar al embajador norteamericano de su país. Nada casualmente, en la Argentina se dio un tácito respaldo a esa lectura de los hechos, justo en momentos en que la administración Kirchner enfrenta un episodio de alta tensión con la Casa Blanca como consecuencia de las revelaciones de la investigación que se siguen en Miami por el caso del "valijero" venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson (de lo que se informa en la sección Política).
El comunicado del gobierno argentino insta a la comunidad internacional a pronunciarse en favor del orden constitucional en Bolivia y condena los "graves hechos de violencia y sabotaje terrorista que se registraron [ ] habiendo producido víctimas fatales, destruido bienes públicos y privados y afectado gasoductos que abastecen a países vecinos". Entre esos países afectados está la propia Argentina.
El Gobierno exhortó además a los prefectos bolivianos a frenar los actos de violencia y convocó a la dirigencia política y social de Bolivia a retomar el diálogo como "único camino posible para evitar mayores desencuentros entre los bolivianos de todas las regiones y de todos los sectores".
El presidente de Brasil, Lula da Silva, le transmitió personalmente su respaldo a Morales. El mandatario contactó por teléfono a su par boliviano, a quien le transmitió su apoyo frente a la crisis que enfrenta.
"El presidente Lula expresó a Morales su apoyo a la institucionalidad democrática en Bolivia", dijeron voceros del gobierno brasileño.
Además, el asesor presidencial para asuntos internacionales, Marco Aurelio Garcia, advirtió que el gobierno de Brasil "no tolerará" una ruptura institucional en el vecino país.
"No soportaremos ni toleraremos una ruptura del ordenamiento institucional boliviano, sobre todo porque ese ordenamiento fue recientemente refrendado por una manifestación del pueblo", dijo Garcia en una conferencia de prensa.
El funcionario dijo además que esa posición ya fue transmitida por el presidente Lula a varios mandatarios de la región, entre ellos Cristina Kirchner y Hugo Chávez.
El propio Chávez se encargó ayer de hacer saber al mundo que Venezuela está dispuesta a intervenir militarmente en caso de que estuviera en riesgo la estabilidad del gobierno de Morales. Anoche, anunció la expulsión del embajador norteamericano en Caracas (ver aparte).
El presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur, Carlos "Chacho" Alvarez, se sumó a las voces que condenaron los episodios de violencia en Bolivia y expresó su profunda preocupación por la situación política y social en el país. Además, repudió lo que calificó de "actitudes divisionistas y separatistas".
"La violencia creciente no da muestras de concluir, por lo que exhortamos a todos los países miembros del Mercosur, como así también a todos los estados hermanos de nuestra región, a renovar nuestro compromiso urgente con la paz en Bolivia, la recuperación del diálogo y la convivencia pacífica, la estabilidad política y el compromiso democrático", dijo.





PREOCUPACION ANTE "LOS GRAVES HECHOS DE VIOLENCIA"

LA ARGENTINA APOYA A EVO Y CRITICA LA INJERENCIA EXTERNA

El gobierno de Cristina observa con atención la situación en el país vecino.

El Clarín de Argentina (www.clarin.com)

Mientras se profundiza la crisis y la tensión en Bolivia, el Gobierno argentino expresó ayer su "pleno e incondicional respaldo" al presidente Evo Morales y llamó a la comunidad internacional a pronunciarse a favor del respeto al orden constitucional y la integridad territorial del país vecino.
La Cancillería difundió un comunicado reiterando el apoyo argentino "ante los graves hechos de violencia y sabotaje terrorista que se registraron en la hermana república de Bolivia, donde se han producido víctimas fatales, destruido bienes públicos y privados y afectado gasoductos que abastecen a países vecinos".Según dijeron a Clarín fuentes de la Cancillería, "la situación en Bolivia le preocupa personalmente a la Presidenta". Por eso estuvo en los últimos días "muy pendiente" de los acontecimientos allí, junto con el gobierno de Brasil, con el que está en contacto permanente para apoyar la constitucionalidad del gobierno de Morales.
Ayer el canciller Jorge Taiana se comunicó varias veces con el principal asesor de Lula da Silva en política exterior, Marco Aurelio García, y planearon viajar hoy a La Paz para "ponerse a disposición" de las necesidades del Ejecutivo boliviano, según trascendió.
Sin embargo, el viaje de Taiana fue luego suspendido, al menos por ahora. Según las fuentes, fue a pedido del gobierno boliviano, ya que Morales recorrerá hoy otras regiones y no estará en La Paz.
Anoche la Presidenta se comunicó con sus pares de Brasil, Lula da Silva, y de Chile, Michelle Bachelet, para analizar la situación en Bolivia y dar un fuerte respaldo a Evo Morales.
En el comunicado oficial, el Gobierno argentino llamó a los prefectos (gobernadores) bolivianos "a frenar los actos de violencia en sus respectivos departamentos" y convocó a los principales dirigentes políticos y sociales de ese país a que "eviten un agravamiento de la situación y retomen el diálogo, único camino posible para evitar mayores desencuentros entre los bolivianos de todas las regiones y de todos los sectores". Además, el texto "exhorta a la comunidad internacional a que se pronuncie a favor del respeto al orden constitucional y la integridad territorial de Bolivia, y a condenar las acciones violentas impulsadas por autoridades locales, así como todo intento exterior de buscar la desestabilización de gobiernos populares elegidos democráticamente, en elecciones libres y sin proscripciones en Sudamérica".
No es esta la primera vez que la Presidenta expresa su apoyo y su preocupación por la confrontación política en Bolivia. Lo hizo durante el proceso de referendos autonómicos realizados en mayo y junio en los departamentos díscolos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija.
El pasado 6 de agosto, Cristina debió suspender un viaje que tenía previsto a Tarija junto con el presidente venezolano, Hugo Chávez, para reunirse con Evo Morales, debido a las protestas y cortes de rutas en esa ciudad boliviana fronteriza con la Argentina. La Presidenta consideró entonces que los "problemas institucionales de un país vecino afectan también al resto".
La política de apoyo de la Argentina y Brasil a los países vecinos se vio hace pocos días cuando el presidente paraguayo, Fernando Lugo, denunció una supuesta conspiración para destituirlo.





FERNÁNDEZ HABLA CON LULA Y BACHELET PARA RESPALDAR A MORALES

La Nación de Chile (www.lanacion.cl)

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, se comunicó el jueves por teléfono con sus homólogos de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y de Chile, Michelle Bachelet, para analizar la situación de Bolivia.
Fuentes oficiales dijeron a la agencia estatal Télam que en el diálogo telefónico también se reafirmó el "fuerte respaldo" al presidente de Bolivia, Evo Morales, ante las violentas protestas que ocurren por tercer día consecutivo contra el Gobierno que encabeza.
Horas antes, Argentina expresó su "pleno e incondicional respaldo" al Gobierno de Morales y llamó a la comunidad internacional a pronunciarse a favor del respeto al orden constitucional y la integridad territorial de Bolivia. La cancillería argentina dijo en un comunicado que "ante los graves hechos de violencia y sabotaje terrorista" registrados en Bolivia, el Gobierno de Cristina Fernández "reitera su pleno e incondicional respaldo al Gobierno constitucional de Evo Morales".
Buenos Aires llamó "a los prefectos a frenar los actos de violencia en sus respectivos departamentos",
Además, convocó a los principales dirigentes políticos y sociales de Bolivia para que "eviten un agravamiento de la situación y retomen el diálogo, único camino posible para evitar mayores desencuentros entre los bolivianos de todas las regiones y de todos los sectores".
Asimismo, Argentina exhortó a la comunidad internacional a "que se pronuncie a favor del respeto al orden constitucional y la integridad territorial de Bolivia".
También pidió "condenar las acciones violentas impulsadas por las autoridades locales, así como todo intento exterior de buscar la desestabilización de Gobiernos populares elegidos democráticamente, en elecciones libres y sin prescripciones en Suramérica".
El Gobierno argentino expresó "su permanente disposición a colaborar en la búsqueda de una solución que garantice el pleno respeto de la democracia, la integridad territorial y la paz, valores que han guiado a la sociedad boliviana en estos últimos años de forma ejemplar para la región y el mundo".
El canciller argentino, Jorge Taiana, planeaba viajar en las próximas horas a Bolivia, pero resolvió postergar su visita, "probablemente hasta la semana próxima", indicaron a Efe fuentes oficiales.





GOBIERNOS DE SUDAMÉRICA REPUDIAN EL GOLPE TERRATENIENTE EN BOLIVIA

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Venezuela, Chile y Paraguay expresaron su respaldo incondicional al proceso democrático boliviano. Lula da Silva y Cristina Fernández no reconocerán a ningún golpista que pretenda sustituir al legítimo gobierno constitucional de Bolivia. Hugo Chávez apoyará movimientos armados si Evo Morales es derrocado. El secretario general de la OEA dijo que los autonomistas no tienen derecho de apoderarse de bienes públicos.

Bolpress de Bolivia ( www.bolpress.com)

El presidente de Brasil Lula da Silva comunicó por teléfono al Presidente Evo Morales su apoyo a la institucionalidad democrática en Bolivia. El asesor para asuntos internacionales Marco Aurelio García informó que el gobierno de Brasil "no tolerará una ruptura del ordenamiento institucional boliviano, sobre todo porque ese ordenamiento fue recientemente refrendado por una manifestación del pueblo" en el referéndum revocatorio de mandato el 10 de agosto.
Eso significa que Brasil no reconocerá "a ningún gobierno que sustituya o pretenda sustituir al legítimo gobierno constitucional de Bolivia". El presidente de Venezuela Hugo Chávez y la mandataria argentina Cristina Kirchner ratificaron su pleno e incondicional respaldo al gobierno constitucional de Morales y tampoco aceptarán un quiebre democrático.
Solidario con Morales, el presidente Chávez expulsó hoy al embajador de Estados Unidos en Caracas Patrick Duddy, conminado a abandonar territorio venezolano en 72 horas. Además, advirtió que si Morales es derrocado o asesinado, la oposición derechista le daría "luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia".
Los gobiernos de Chile y Paraguay expresaron su preocupación por el desborde de violencia, deploraron la pérdida de vidas humanas y pidieron emprender un diálogo constructivo en bien de la democracia y la institucionalidad.
El gobierno de Cristina Fernández criticó "los graves hechos de violencia y sabotaje terrorista que se registraron en la hermana República de Bolivia, donde se han producido víctimas fatales, destruido bienes públicos y privados y afectados gasoductos que abastecen a países vecinos".
El gobierno argentino llamó a "los prefectos a frenar los actos de violencia en sus respectivos departamentos y convoca a los principales dirigentes políticos y sociales de aquel país para que eviten un agravamiento de la situación y retomen el diálogo".
Argentina "expresa su permanente disposición a colaborar en la búsqueda de una solución que garantice el pleno respeto de la democracia, la integridad territorial y la paz, valores que han guiado a la sociedad boliviana en estos últimos años en forma ejemplar en la región y el mundo".
Organizaciones internacionales apoyan a Bolivia
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) José Miguel Insulza repudió la violencia de grupos civiles que tomaron instalaciones gubernamentales y atacaron a las fuerzas armadas, "en una clara actitud de provocación y de agresión".
"No es aceptable para nadie el que, por mucho que se reclamen autonomías, determinados grupos se sientan con el derecho de apoderarse de bienes públicos", reflexionó Insulza.
El secretario general de la Comunidad Andina (CAN) Freddy Ehlers censuró la violencia y llamó a las autoridades y a todas las fuerzas políticas a dialogar en resguardo de la democracia y en el marco del respeto a las normas constitucionales.
El presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del MERCOSUR Chacho Álvarez manifestó su profunda preocupación por las actitudes divisionistas y separatistas de algunos sectores, y ratificó su solidaridad con Bolivia en "esta terrible situación de violencia".
La Oficina en Bolivia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó la espiral de violencia desatada en departamentos del oriente y sur del país, y los cada vez más frecuentes ataques a organizaciones indígenas e instituciones que promocionan los derechos campesinos e indígenas.
El organismo llama a las autoridades nacionales, departamentales y locales a garantizar el respeto de los derechos humanos y cumplir con su deber legal de adoptar medidas razonables para prevenir más violaciones.
La Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) condenó el acoso y los ataques a periodistas y medios de comunicación estatales, acciones que responden a un plan concertado y auspiciado por el imperialismo que busca, a través de la oligarquía boliviana, descarrilar el proceso democrático que encabeza el Presidente Morales.
"La Felap y sus organizaciones miembros están en permanente vigilancia ante los salvajes ataques a los que están siendo sometidos periodistas y medios de comunicación que rehúsan plegarse a los 'buitres' que pretenden engullirse a Bolivia, para mantener a las grandes mayorías de su pueblo en la más abyecta de las miserias mientras se apropian de su riqueza", declaró el periodista argentino Juan Carlos Camaño, presidente de la Felap.
El gobierno argentino pide a la comunidad internacional que se pronuncie a favor del respeto al orden constitucional y la integridad territorial de Bolivia; que condene las acciones violentas impulsadas por autoridades locales, así como todo intento de desestabilización de los gobiernos populares de Sudamérica elegidos democráticamente en elecciones libres.
Alvarez exhorta a todos los países miembros del MERCOSUR, y también a todos los estados hermanos de la región, a renovar su compromiso urgente con la paz en Bolivia, la recuperación del diálogo y la convivencia pacífica, la estabilidad política y el compromiso democrático, "sobre todo en un momento en el que estamos todos comprometidos en avanzar para profundizar la integración sudamericana, aprovechando la oportunidad histórica que nos confiere la región".






OPINION

LOS ALIADOS CONTRA EL GOLPE

Página 12 de Argentina (www.pagina12.com.ar)

La explosiva situación política de Bolivia tiene en vilo a los presidentes Lula da Silva y Cristina Fernández de Kirchner, decididos a obrar todo lo posible para apuntalar a su colega Evo Morales. La amenaza secesionista promovida por las eternas “roscas” de las regiones más poderosas, acicateada por injerencia del gobierno norteamericano, configuran un escenario temible a poco más de un mes de la arrasadora victoria de Evo en el referéndum revocatorio.
Morales suele recordar lo que aconsejara el dirigente que más admira, Fidel Castro. El líder cubano lo aleccionó desde el vamos para que no se aislara de la región y que se valiera del apoyo de Lula y los Kirchner. Morales habló ayer por teléfono con Lula, que estaba acompañado por su asesor Marco Aurelio García, transmitiéndole sus urgencias. El presidente brasileño le comunicó su solidaridad y desplegó a partir de ahí una ronda de telefonemas que incluyó a su par argentina y al mandatario venezolano Hugo Chávez.
Marco Aurelio, a su vez, recorrió el espinel de encargados de política exterior. Los mandatarios de Argentina y Brasil exploraron la posibilidad de enviar una misión diplomática de primer nivel a La Paz, ayer mismo. La realizaría el Grupo de Amigos de Bolivia (Argentina, Brasil y Colombia).
La presidenta argentina convocó al ministro Jorge Taiana en la misma mañana de ayer. Se decidió que el canciller (junto al subsecretario de política latinoamericana, Agustín Colombo, y otro embajador) partiría en la misma tarde. Desde Brasil lo harían el vicecanciller Samuel Pinheiro y el ya mencionado García. Los pasajes para Taiana y sus colaboradores estaban reservados, las valijas hechas, pero a último momento el gobierno boliviano anunció a sus aliados que prefería suspender, por ahora, la visita. Todas las partes concuerdan: esa misión podrá efectivizarse cuando Evo lo requiera. Todo sugiere que se concretará más pronto que tarde.
- - -
La rabia autonomista. En la lectura del gobierno argentino, el factor central de la escalada política es la intransigencia desestabilizadora de la oposición política. “No soportan un gobierno popular, indigenista, el más progresista de la historia, sin precedentes cercanos en más de medio siglo”, mapean profesionales avezados del Palacio San Martín. Agregan un contrafactual, por suerte incorroborable: “En otras épocas, el rupturismo de las clases dominantes de Santa Cruz podía esperar un guiño de Brasil. Y los de Tarija, uno nuestro”. Ese horizonte es hoy imposible, lo que no obsta para que en Tarija opongan a la legalidad constitucional y a dos elecciones contundentes, los dictados separatistas de una apolillada Constitución de 1825.
Dueños de la riqueza y de la autoridad desde siempre, reconvertidos a la rama energética, los autonomistas no soportan, literalmente, la existencia de un gobierno que desafía sus privilegios.
- - -
En otras palabras. El Palacio San Martín tradujo esa visión en un comunicado, con otras palabras pero con firmeza sugestiva: califica como “sabotaje terrorista” a las acciones que segaron ayer la vida de al menos nueve personas. Y “exhorta a la comunidad internacional a que se pronuncie a favor del respeto al orden constitucional y la integridad territorial de Bolivia, y a condenar las acciones violentas impulsadas por autoridades locales, así como todo intento exterior de buscar la desestabilización de gobiernos populares...”. La alusión al Departamento de Estado es inequívoca y más que justificada. “La embajada” hizo de las suyas. Un especialista en secesiones, que estuvo destinado antes en Kosovo, desplegó su desmesura en el Altiplano, dejando a Spruille Braden reducido a la magnitud de un poroto. Ni las formas cuidó Philip Goldberg, ahora expulsado por Evo: se aposentó en Santa Cruz. Se nota que al hombre le agrada jugar de local.
- - -
Reclutamiento. La violencia sería bastante grave si las regiones díscolas tuvieran fuerzas de choque armadas hasta los dientes. Pero hay aún más: según información disponible para el Gobierno argentino, los autonomistas han innovado en un rubro de importaciones, los mercenarios. El mundo alberga entre muchas otras minorías ominosas, a fogueados militares, prontos a guerrear en cualquier comarca, a cambio de buena paga. Diz que unos cuantos recalaron en Santa Cruz y que adiestran a enfervorizados militantes, mayormente jóvenes, de la derecha. Es simple dar con ellos, explican fuentes calificadas a un cronista profano, hay lugares de encuentro sacralizados en capitales europeas. O, si uno es más modernito, puede hacer contacto en una publicación on line, Soldier of Fortune, una suerte de mercado libre de perros de la guerra.
- - -
Evo es millones. Las apetencias destituyentes de la derecha boliviana podrían convertir a la región, no sólo a su sufrida patria, en un polvorín. Pondría en jaque (acaso en jaque mate) a la perspectiva de integración energética racional, desataría reacciones proporcionales y podría producir flujos emigratorios inmensos a países limítrofes.
La falta de perspectiva sistémica de sectores sociales locales, acompañados por diplomáticos del big stick, hace zozobrar logros históricos de las últimas décadas. Los países sudamericanos, los más desiguales del orbe, vienen logrando edificar una etapa promisoria. Relativa estabilidad democrática, una proporción bajísima de conflictos armados internos (comparados con su historia previa y con los standards actuales en otras latitudes del planeta), incremento de la cooperación regional y de la integración económica. Esos avances, siempre insuficientes y en riesgo, vienen de la mano de gobiernos de firme base popular, con tonalidad política reformista o revolucionaria, pero siempre validados por elecciones limpias.
Un ataque minoritario contra Bolivia, clasista, divisionista, con lazos en el exterior, es una apuesta regresiva de consecuencias impredecibles.
Argentina y Brasil atraviesan una época sin precedentes: sus relaciones políticas y económicas son las más intensas de su vida en común. Entre los muchos desafíos que trajinan juntos, es prioritario el de preservar la vigencia de un proceso popular que es orgullo de cualquier sudamericano democrático y progresista. Amén de una reivindicación de la mayoría de la población boliviana, sojuzgada durante siglos.
Quienes vienen bregando para apuntalar la gobernabilidad en Bolivia testimonian que hablar civilizadamente con la oposición es entre muy difícil e imposible. “Tienen un nivel de sectarismo y de racismo explícito asombroso para nosotros. Lo expresan con desenfado y naturalizan que ‘ellos no pueden recibir órdenes de un indio’”, apunta un empinado funcionario argentino adiestrado en esos escarpados paliques.
A eso, a rancia discriminación (amén de a gas) huele la revuelta autonomista que hace alzar la guardia a los gobernantes democráticos de las naciones vecinas de Bolivia.





EL GOLPE FASCISTA HA EMPEZADO EN BOLIVIA

La Primera e Perú (www.diariolaprimeraperu.com)

Como no puede comprometerse con ninguna idea porque hace décadas que no piensa sino que lacta horchata de la ubre caída de Milton Friedman, a la caverna no le queda otra cosa que considerar, en el caso de Evo Morales, que el racismo basta como programa político.
-“Indio maldito”- clamaban las paredes cruceñas grafiteadas por el ustachi Marinkovic, descendiente de fascistas croatas y heredero de un latifundismo a la colombiana que aspira a tener sus propios paras y su Uribe a la medida.
Y ahora resulta que este “indio maldito” se ha atrevido a expulsar de su altiplano al mismísimo embajador de los Estados Unidos de América, Mr. Philip Goldberg.
Goldberg ha estado muy activo repartiendo el dinero que la CIA ha puesto en circulación en Bolivia para precipitar el golpe pinochetista (u obandista, o banzerista, o barrientista, escoja usted) que acabe con Evo Morales y su mayoría insoportable.
El problema para Goldberg es que hay estadounidenses decentes que no entienden la política exterior de su país. Y fue uno de ellos –el estudiante John Van Schaick, becario de la Fundación Fullbright en La Paz- el que denunció haber sido citado a la embajada dirigida por Goldberg para una reunión con el agregado de Seguridad, Vincent Cooper, agente no demasiado encubierto de la CIA.
El señor Cooper le pidió al estudiante Van Schaick que informara a la embajada estadounidense en La Paz de todo lo que viera “sobre la infiltración de cubanos y venezolanos en Bolivia”. Van Schaick simuló asentir y de inmediato hizo averiguaciones que lo llevaron a la conclusión de que Vincent Cooper le estaba haciendo la misma solicitud de espionaje a todos los becarios y voluntarios estadounidenses que pasaban por suelo boliviano.
Cuando el estudiante leal a sus principios hizo la denuncia, al embajador Goldberg no le quedó otra que presentar sus excusas ante el canciller David Choquehuanca y aceptar la expulsión de Vincent Cooper. Un comunicado del embajador hoy declarado persona no grata admitió que Cooper “había dado información incorrecta a ciudadanos de los Estados Unidos”.
No ha sido el único incidente entre Goldberg y el Ejecutivo boliviano. Uno de ellos fue entre grosero y pintoresco y ocurrió cuando Evo Morales dio su primer discurso de rendición de cuentas ante el Congreso. En ese discurso Morales recordó la criminal aventura del estadounidense Lescat Claudius de Orleáns y Montevideo, un terrorista que en el 2006 puso bombas en dos hoteles de La Paz y mató a dos personas. Al escuchar esa mención, el embajador Goldberg hizo ostensible abandono de la sala.
Alguna otra vez Goldberg apuntó con más burla que gracia que esperaba que Morales no pidiera el cambio de la sede de Disneylandia. Fue cuando Morales se quejó del trato vejatorio del que había sido víctima en el aeropuerto de Nueva York, adonde llegó para dar un mensaje ante la asamblea general de la ONU.
Estas escaramuzas son poca cosa, sin embargo, si se las compara con la insolencia sediciosa con la que Goldberg ha estado coordinando el golpe fascista con el que Bush quisiera imitar lo hecho por Nixon y Kissinger en contra de Allende.
En efecto, con absoluto desparpajo el señor Goldberg se ha reunido con el prefecto separatista Rubén Costas –y a los pocos días estalló el movimiento abiertamente sedicioso de Santa Cruz-, con la prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar –una especie de Pasionaria leída de derecha a izquierda- y con los líderes autonomistas de Beni, Pando y Tarija.
Goldberg no ha escatimado su reconocimiento a Branko Marinkovic, el líder del comité cívico cruceño. Marinkovic ha llegado a decirle al semanario croata “Globus” que “Morales es admirador de Stalin” y que “en Bolivia el comunismo se llama indianismo”.
El problema es lo que está detrás de estas conexiones inaceptablemente invasivas. Morales ha sido informado de que ya hay mandos policiales y militares que despachan directamente con la embajada de los Estados Unidos en La Paz, tal como ocurría en Santiago entre octubre de 1972 (cuando la huelga de camioneros financiada por la CIA estuvo en su apogeo) y septiembre de 1973, cuando en la embajada de los Estados Unidos se bebió champaña tras el éxito del 11 de septiembre.
La decisión de expulsar a Goldberg se da, además, horas después del sabotaje terrorista al gasoducto más importante de Bolivia, lo que ha obligado a reducir en tres millones de metros cúbicos diarios la exportación de gas al Brasil. La réplica del escenario que precedió al bombardeo de La Moneda y a la masacre pinochetista parece estar en su última etapa de construcción.
Pues bien, ayer, en un gesto de dignidad que pocos pueden asumir en Latinoamérica, Morales ha hecho con Goldberg lo que cualquier gobierno decente tiene que hacer con los forajidos: expulsarlos.
De inmediato, por supuesto, el vocero del Departamento de Estado, Sean McCormarck, ha dicho que esa decisión soberana “es un grave error”. Frase amenazante que se decía casi al mismo tiempo en que una pandilla fascista atacaba a un grupo de campesinos que se dirigía a la ciudad de Cobija. La emboscada fue preparada por el prefecto separatista de Pando, Leopoldo Fernández, y por la lideresa ultraderechista del comité cívico insurreccional, Ana Melena. Hasta el momento de escribirse estas líneas, los muertos contados eran cuatro –tres del bando de los campesinos, uno del grupo paramilitar de la prefectura-, aunque podían aumentar a seis. Sorprende que el titular de las agencias de noticias haya sido, casi unánimemente, “Protestas crecen en Bolivia: cuatro muertos”. Hasta en eso el libreto de Kissinger se está duplicando.La guerra civil soñada por la derecha continental ha empezado en Bolivia. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha prometido ayuda militar en el caso de que haya que resistir a un golpe de Estado derechista. Lo que Estados Unidos hace en secreto, Chávez lo grita casi para darle de comer a su ego. Quizá algún día aprenda de sus enemigos y así pueda auxiliar mejor a sus amigos.
Y dudo mucho de que Evo Morales agradezca la histeria con la que el gobernante venezolano –Robespierre de Carabobo- botara ayer de Venezuela al embajador de los Estados Unidos, Patrick Duddy, en respuesta a la previsible medida norteamericana de expulsar, por su parte, al embajador de Bolivia, Mario Guzmán. Eso de “váyanse al carajo, yankis de mierda, acá hay un pueblo digno, yankis de mierda” es propio de una pulpería que expende el vino litrado donde derrapa la inteligencia.
¡Válgame, Dios! ¡La izquierda latinoamericana necesita estadistas, no imitaciones guaraperas de Bolívar!





BOLIVIA: LAS MASAS CONTRAATACAN

La Primera e Perú (www.diariolaprimeraperu.com)

La arremetida fascista en Bolivia ha hecho que las masas obreras y campesinas entren, una vez más, a la pelea. Por lo pronto han empezado a cercar Santa Cruz y han asestado un duro golpe a los facciosos de Tarija. Éste es uno de esos casos en que la violencia de abajo es la forma superior de la justicia. “Tiene la palabra el camarada Máuser”, que dijo Maiacovski.
En América Latina más de un gobernante legítimo se ha negado a armar al pueblo, por temor a un baño de sangre.
Ocurrió en el Perú en 1914 con el Presidente Guillermo Billinghurst, que tenía respaldo activo de las masas de Lima, pero no quiso enfrentarlas a la rebelión del coronel Oscar R. Benavides, quien fue la expresión castrense de la plutocracia que, a través de los hermanos Prado Ugarteche, financió el golpe.
Juan Domingo Perón, gobernante que tenía respaldo militante de masas, después de haber prometido una resistencia contra una conjura castrense, se rindió ante ésta.
Tal vez el error de Salvador Allende fue el no recurrir a las masas y al sector constitucionalista del Ejército para enfrentar el golpe de Pinochet urdido por Washington.
El caso de Bolivia es diferente. El Ejército respalda a Evo Morales, quien en un referéndum obtuvo el apoyo del 67% de los bolivianos. Cierto es que los racistas se impusieron en Santa Cruz, pero el suyo no fue un triunfo aluvional. En Pando, pese a la derecha vocinglera, ganó Evo Morales. En Tarija, Evo perdió por un margen diminuto de 300 votos. En Chuquisaca, donde hay otro foco sedicioso, existe un bolsón urbano contrario a Morales, pero éste ganó en el referéndum.
Tarija fue escenario este miércoles, a las 10 a.m., de una acción terrorista de cien paramilitares, que atacaron con dinamita y piedras el mercado campesino de la ciudad, fortín izquierdista. En la tarde, una caudalosa masa campesina recuperó la plaza.
Escribió José Martí: “Ignoran los déspotas que el pueblo, la masa adolorida, es el verdadero jefe de la revolución”. La frase hay que aplicarla hoy al despotismo imperialista.
En el Perú, Alan García, líder de un partido supuestamente defensor de la unidad latinoamericana, calla hasta ahora, mientras que Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil, ha advertido que su gobierno no tolerará una ruptura institucional en el país hermano.
Hugo Chávez, presidente de la Venezuela bolivariana, ha ido más lejos: ofrece apoyo armado al pueblo boliviano si Evo Morales es derrocado o asesinado.
Tanto Evo Morales como Hugo Chávez han expulsado a los embajadores de Estados Unidos. Jaime Althaus califica de “payasada” esa acción legítima. Como si no supiera que en todos los golpes fascistas y reaccionarios de nuestra América –en todos– han intervenido los embajadores estadounidenses y la CIA, con apoyo de sus payasos.





BOLIVIA: LA HISTORIA SEÑALA

Rebelión de España (www.rebelion.org)

El mismo día que se hacen públicos documentos clasificados del Archivo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos que dejan aun más clara la implicación de este país en el golpe de Estado que derrocó al presidente Allende en Chile, Evo Morales denuncia la injerencia de los EEUU en Bolivia y expulsa al embajador estadounidense por conspirar contra la democracia boliviana. Algunos medios de comunicación nos explicarán quizás la situación como aquella de un gobierno populista y autoritario que busca limitar la libertad de opinión e, injustificadamente, impedir contactos entre EEUU y líderes políticos de la oposición democráticamente elegidos en las regiones del oriente. Pero afirmar ésto implicaría vendarse irresponsablemente los ojos ante la historia latinoamericana y las evidencias. Quien encabeza la oposición en Bolivia son los grupos de mayor poder económico, grandes propietarios de tierras (donde aún mantienen regímenes de semi-esclavitud), que incumplen las normativas de repartición agrarias y que se oponen a las políticas de redistribución de los recursos, en uno de los países más empobrecidos del continente. Cuentan con el apoyo de los Estados Unidos, y además disponen de un grupo de choque, la “Unión Juvenil Cruceñista” que siembra el terror atacando violentamente a los que no piensan como ellos. Sus últimas acciones: la toma, asalto y saqueo del Instituto Nacional de la Reforma Agraria, de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, de los escasos medios de comunicación televisivos y radiofónicos no controlados por la oposición, de aeropuertos, aduanas y de oficinas de organizaciones de la sociedad civil. El objetivo es de volver ingobernable el país. La historia se repite, y el peligro de un intento de golpe de Estado se insinua. Cuando el gobierno de Estados Unidos se reune con los responsables políticos de estas acciones, hace un flaco favor a la democracia boliviana. ¿Tendremos que esperar la desclasificación de los archivos de la administración Bush dentro de 35 años para darnos cuenta? Evo Morales ha tomado una decisión que muchos gobiernos deberían atreverse tomar, pero que no lo hacen por temor a las repercusiones económicas (y hasta militares) que ello conllevaría. Por ello, hoy celebramos una acción valiente, que se sustenta en la soberanía a un estado y la dignidad un pueblo.





LA FRÁGIL BOLIVIA

Bolivia está al rojo vivo. El Gobierno del presidente, Evo Morales, denuncia de nuevo que la violencia desatada en cinco regiones del país con la toma y saqueo de empresas públicas busca desencadenar una guerra civil. Por otra parte Morales pidió la expulsión del embajador estadounidense acusándolo de alentar el separatismo.

Radio Nederland de Suiza (www.informarn.nl)

Evo Morales se dirige al pueblo boliviano y afirma: "Sin miedo al imperio, hoy declaro al embajador Philip Goldberg persona non grata, pido a nuestro canciller enviar hoy al embajador una nota haciendo conocer la decisión del Gobierno nacional, de su presidente, para que urgentemente retorne a su país".
El presidente Morales opina que "el que busca la división de Bolivia es el embajador de Estados Unidos". Morales acusa a Goldberg de promover los disturbios en cinco de los nueve departamentos del país, donde rechazan el proyecto de nueva Constitución que el Gobierno quiere someter a referendo en enero del próximo año.
Por su parte, Goldberg expresó su sorpresa por la "inexplicable" decisión del presidente Evo Morales de declararle persona non grata y pedirle que se vaya del país. Así lo explicó en la embajada de Estados Unidos en La Paz en un comunicado oficial, en el que indica que Goldberg recibió la noticia sobre el anuncio de Morales cuando estaba reunido con el canciller boliviano, David Choquehuanca.
Las últimas horas han sido de alta tensión en el país andino. En varias regiones de Bolivia se han registrado acciones violentas. Significativo es que la empresa Chaco confirma que grupos cívicos opositores a Morales cortaron el suministro de gas natural a Argentina.
Por su parte, la estatal brasileña Petrobras, principal productora de gas en Bolivia, informa que las protestas afectaron parcialmente sus instalaciones, ante lo que el ministro de Minas y Energía brasileño, Edison Lobao, indica que su país tomará medidas para cubrir sus necesidades de gas de Bolivia, que suministra 31 millones de metros cúbicos diarios.
El brote de violencia que estalló hace dos días con saqueos de oficinas públicas, tomas de plantas petroleras y la ocupación por la fuerza de tres aeropuertos en Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando busca crear condiciones para "una especie de guerra civil", según el portavoz presidencial Iván Canelas. El clima de rebelión es "el inicio de un golpe de estado civil-prefectural, contra la unidad del país y contra la democracia", afirma.
La estrategia de los alzados - cercanos a las prefecturas de oposición y a organizaciones civiles de derecha - es "buscar un enfrentamiento con militares y policías", agrega Canelas.
El Gobierno de Morales descarta declarar el estado de sitio, a pesar de se están tomando oficinas públicas. El gran hermamo del Sur, Brasil, ha sido el primer país sudamericano en pronunciarse ante la fragilidad política en Bolivia, haciendo un llamamiento a que se respete la institucionalidad democrática.
Mientras tanto, cientos de cocaleros del Chapare afines al presidente Morales han cortado una ruta en la sección que une Cochabamba y La Paz con Santa Cruz, por donde fluye el grueso de las exportaciones de esa región a ultramar.
Geopolítica del gas boliviano
Desde Caracas, el presidente Hugo Chávez ha vuelto a reiterar que "el imperio quiere frenar la integración de Suramérica y ha escogido, ahora, como blanco a Bolivia. Golpear a Bolivia es golpear el corazón geopolítico de Suramérica, porque, en definitiva, no quieren que nazca esta gran patria: América Latina y el Caribe", advierte.
Para Chávez, el hecho de que en Bolivia estén concentradas las grandes riquezas de gas y de petróleo es lo que mueve a Estados Unidos, desesperado, buscando retomar el control como lo tuvieron en la nación boliviana durante mucho tiempo. El mandatario venezolano añadió: "pero llegó Evo Morales y nacionalizó la actividad energética en su país". Chávez advierte al mismo tiempo que si el imperio desestabiliza Bolivia, también es un plan contra Brasil.
Chávez insiste en que si Estados Unidos golpea a Bolivia y la desestabiliza, estaría desestabilizando al Cono Sur completo: Brasil, Argentina, Chile.





11 DE SEPTIEMBRE: ¿TOQUE DE CACEROLAS EN BOLIVIA?

El ministro boliviano de Finanzas, Luis Alberto Arce, consideró este jueves en Brasilia que su gobierno enfrentaba "una tentativa de golpe de Estado civil".

Swissinfo de Suiza (www.swissinfo.ch)

La denuncia se produce a 35 años del golpe militar contra el primer mandatario socialista elegido en las urnas, y cuyo ejemplo se ha reproducido en los últimos años en América Latina. Y es que, aunque aún hay abrojos, "la semilla de Allende renace", como señala el ex embajador suizo Walter Suter.
"Quiero denunciar el intento de golpe de Estado civil que ha tenido lugar en el país en los últimos días bajo cobertura de actos de vandalismo durante la ocupación de edificios públicos y de actos de terrorismo en los gasoductos", declaró Arce en conferencia de prensa.
Sin embargo, descartó la posibilidad de que la situación derive en guerra civil "porque el gobierno asume las medidas necesarias para que esos actos no se reproduzcan".
Perfidia del azar, su denuncia de asonada se produce en un aniversario más del 'pinochetazo'.
"Puedo decir que el gobierno de Allende fue posiblemente el fanal. Se abortó por la fuerza, pero quedó la semilla sembrada que hoy está renaciendo de otra manera", señaló el ex embajador Walter Suter en referencia a los gobiernos de corte popular que han llegado al poder en los últimos años en América Latina. Entre ellos, el de Evo Morales en Bolivia.
Pero las noticias que llegan de ese país andino, justo al celebrarse este 11 de septiembre el 35 aniversario del golpe militar contra el doctor Salvador Allende, son descorazonadoras:
Manifestaciones, enfrentamientos, muertes
"Las vivas tensiones en Bolivia, que detonaron una crisis diplomática entre La Paz y Washington, se agravaron este jueves y los enfrentamientos entre partidarios del presidente Morales y opositores han hecho por lo menos tres muertos en el norte del país andino", señaló la Agencia Francesa de Prensa.
Más aún, al tiempo que las manifestaciones antigubernamentales continuaban en cinco regiones del país, el Departamento de Estado reaccionó a la expulsión de su embajador en La Paz, acusado de fomentar la división que desgarra al país andino. El presidente boliviano "cometió un grave error" advirtió (¿amenazó?) Washington.
Esas palabras tienen un resabio a cacerolazos...
"El Gobierno de Allende tenía un tinte claramente izquierdista, apoyado por las fuerzas socialistas, el bloque soviético y Cuba, lo que hizo que interviniera 'el norte' hasta llegar finalmente al golpe del 11 de septiembre", comentó Walter Suter a swissinfo.
Medida excepcional suiza
Enviado a Chile a reforzar la embajada en Santiago a los pocos días de ese fatídico 11 de septiembre de 1973, el ex embajador recuerda que Berna adoptó entonces una medida excepcional para su política externa: concedió asilo diplomático.
"Había muchos refugiados que buscaban protección ante la persecución política que se desató de inmediato así es que el entonces ministro de Justicia, René Felber (recién fallecido), decidió conceder el asilo diplomático, una medida totalmente excepcional para Suiza", en cuya tradición se inscribe sólo el otorgamiento de asilo político al interior de sus fronteras.
"Nunca más se hizo algo así, en ningún país y en ninguna otra circunstancia", subrayó Walter Suter.
El 'putsch' de Augusto Pinochet contra el gobierno democrático de Salvador Allende, que habría de sumir al país en 17 años de dictadura militar, obligó al exilio a cientos de miles de chilenos, un millón según las estimaciones. Casi seis mil de entre ellos buscaron asilo en la Confederación Helvética.
Suiza representó a Polonia
En los primeros días, comentó el diplomático retirado, muchas personas acudieron a la embajada de Suiza, y de otros países occidentales, en particular de Suecia, para refugiarse. "Tramitamos salvoconductos y los acompañamos hasta el aeropuerto. Había mucha solidaridad entre los países europeos, no sólo orientales, contrarios al golpe de Estado".
Muchos países rompieron relaciones con Chile, incluidos, por supuesto, los del bloque socialista, y Suiza se hizo cargo de representar los intereses de Polonia ante el nuevo gobierno de Santiago.
"Yo trabajaba entonces en la Embajada en Buenos Aires y había sido enviado a Santiago para reforzar la representación, así es que sólo estuve en Chile algunas semanas", comentó nuestro interlocutor. Lo suficiente para registrar las imágenes del miedo.
"La gente se mantenía en el interior de sus casas y si debía salir a la calle –no más tarde de las 10 de la noche, por el toque de queda- se mantenía encerrada en sí misma. No hablaban, casi estaban mudos. Había una enorme tensión". Un silencio que, sin embargo, no era absoluto: "Me acuerdo que de vez en cuando escuchaba ráfagas de ametralladora que venían del Estadio Nacional, donde había mucha gente detenida".
En busca del cambio
Tres años había durado el gobierno socialista de Salvador Allende. El régimen pinochetista se prolongó hasta 1990 y su triste legado incluye la tortura de decenas de miles de personas, muchas de entre ellas en el marco de la 'Operación Cóndor', fatal acuerdo entre los regímenes de Paraguay, Uruguay, Argentina, Brasil, Bolivia y Chile, todos militares, para exterminar a sus opositores.
"El Gobierno de Allende fue la primera tentativa seria en América Latina de cambiar un poco el rumbo de la política pública, de instalar una democracia que llegara a toda la gente a través de un gobierno electo", acotó nuestro interlocutor.
Aludió a los actuales mandatarios latinoamericanos que, como Allende en su día, buscan "un cambio revolucionario socialista a partir de unas elecciones", en Venezuela, Hugo Chávez; en Paraguay, Fernando Lugo; Rafael Correa, en Ecuador, en Bolivia, Evo Morales...
"Evo me preocupa, está muy solo y tengo miedo que no lo cuiden bien", señaló por su parte y hace poco en Berna, Alberto Granado. El entrañable amigo del Che Guevara advirtió también:
"En Bolivia no hay la solidaridad que había en Cuba".





CHADERTON DENUNCIA EN LA OEA A SECTORES DESESTABILIZADORES EN BOLIVIA

Unión Radio de Venezuela (www.unionradio.net)

El Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), embajador Roy Chaderton Matos, denunció la existencia de sectores en Bolivia que se niegan a respetar la soberanía y voluntad del pueblo boliviano.
Esto a pesar de los resultados obtenidos en el referendo revocatorio que ratificó el mandato del presidente Evo Morales, repitiéndose el mismo esquema desestabilizador que se trató de imponer en Venezuela con el golpe del 11 de abril de 2002 y con el sabotaje petrolero.
Las denuncia de Chaderton fue realizada ante el Consejo Permanente de la OEA, en su sesión ordinaria celebrada este miércoles, indica una nota de prensa de la Embajada.
Chaderton Matos destacó en su intervención que esos grupos desestabilizadores persisten en su osadía antidemocrática. “No aceptan que un indígena gobierne el país, exigen para sí el reconocimiento del electorado local, pero se niegan a reconocer la decisión del electorado nacional”.
En nombre del Gobierno venezolano, el embajador Chaderton Matos hizo un llamado a la OEA para que esté atenta a la intención de sectores que buscan que la atención sea desviada hacia la violencia, y llamó a reflexionar a “todos los que tenemos responsabilidad democrática”.
La intervención de Chaderton fue previa a la realizada por el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, para manifestar su profunda preocupación y repudio por los violentos sucesos registrados el día de ayer en la República de Bolivia, y expresó que la prudencia de las autoridades bolivianas, que estaba presente en los locales, generó la contención necesaria para evitar que hoy se lamenten hechos muchos más graves.





BOLIVIA EN LLAMAS

La República de Perú (www.larepublica.com.pe)

La cuasi guerra civil boliviana temida desde que Evo Morales se inició en el camino chavista de gobernar mediante cambios constitucionales ad hoc se ha acercado un poco más. Probablemente nunca ha habido un conflicto más avisado que ese, al que gobierno y opositores se vienen refiriendo desde el 2005. Ahora parece a las puertas.
Las provincias lideradas por Santa Cruz de la Sierra, la media luna que aloja una población próspera, derechista y desafecta de lo altiplánico, temprano anunciaron su rechazo a que Evo Morales amplíe la cuota de poder presidencial que recibió. Morales ha considerado en todo momento el intento de frenarlo como una conspiración.
Los actos de ambas partes se vienen escalando. El sabotaje del gasoducto a Brasil y las tomas de oficinas del gobierno central en la media luna se empiezan a parecer más a las denuncias-pronóstico de Morales sobre un golpe civil en marcha contra su gobierno. Los datos que esgrime el presidente apuntan a un estallido en diciembre.
Por su parte Morales también ha venido avanzando su ficha. La expulsión del embajador estadounidense se ha dado en el contexto de conversaciones para la expulsión de la DEA del Chapare, el epicentro cocalero de Bolivia. Implícitamente Bolivia acusa a los EEUU de estar promoviendo y sosteniendo la escalada de estos días.
La respuesta de las masas moralistas al sabotaje del gasoducto a Brasil es ahora el bloqueo de las rutas por las que transitan las exportaciones de la media luna. En consecuencia se estaría perfilando la posibilidad de una primera fase del conflicto como de estrangulamiento de los recursos del enemigo.
La insistencia del gobierno en que ya está en marcha un golpe de estado "atípico" lleva a preguntarse de inmediato sobre el papel de los militares en el conflicto. Hasta el momento se han declarado partidarios de la unidad frente a los intentos autonomistas de la media luna. Sin embargo cada vez más la pugna parece por el poder en todo el país.
En Santa Cruz de la Sierra los manifestantes ya están chocando con policías y militares, pero estos no parecen haber recibido órdenes de chocar en serio con la población. Algo que, según Morales, los agitadores estarían buscando para que la sangre llegue al río. Muertos en las calles sería un argumento para el derrocamiento de Morales.
La pregunta ahora es si se han agotado ya los caminos electorales para la solución de conflictos en Bolivia. Morales quiere un referendo constitucional para dentro de muy poco, y hay una elección parlamentaria en el segundo trimestre del 2009. En las actuales condiciones ninguno de los dos ejercicios parece tener mucho sentido.





VENEZUELA Y BOLIVIA, COCTEL DETONADOR

Milenio de México (www.milenio.com)

Como si se tratara del Gran Colisionador europeo de Hadrones, que el miércoles comenzó a operar en los subsuelos de Ginebra para buscar reproducir el estallido galáctico del big-bang, una nueva crisis de alcances imprevistos estalló entre los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos, la peor desde que el líder aymara y cocalero, Evo Morales llegó al poder vía las urnas en enero de 2006.
En solidaridad con Morales, que el miércoles expulsó por “injerencista” al embajador de EU Philip Goldberg, el presidente venezolano Hugo Chávez hizo lo propio ayer con el embajador de EU en Caracas, Patrick Duddy. Con un “¡Váyanse al carajo, yanquis de mierda!” Chávez se solidarizó con su aliado y amigo, cuando Bolivia está sumergida en una crisis política por el rechazo de la oposición derechista a la nueva Constitución.
Analistas en Caracas afirman que éste reaccionó indignado ante el desdén con que los principales medios privados de Venezuela abordaron su denuncia de una intentona golpista y de magnicidio en su contra, frente al despliegue dado en cambio a las informaciones sobre el juicio abierto en Miami por el “caso del maletín” con 800 mil dólares, incautado en Buenos Aires en 2007 y que ligaría a Caracas con la campaña electoral de Cristina de Kirchner.
El ministro de Información de Chávez, Andrés Izarra, acusó a los “grandes medios” de estar “involucrados en los planes de magnicidio y golpe de Estado”, y el ministro de Defensa de Venezuela y ex vicepresidente José Vicente Rangel amplió la advertencia al afirmar que éstos “ no son literatura para acosar a nadie, sino un proyecto en marcha”.
En cuanto a Morales, el eventual escenario de una ruptura del orden institucional en Bolivia fue descartado de cuajo por Lula da Silva, el poderoso vecino brasileño, cuyo país depende, al igual que Argentina, del gas boliviano.
Un vocero de Lula volvió a recordar ayer que “no se tolerará” un quiebre del orden constitucional en Bolivia, siendo esta postura posiblemente uno de los principales reaseguros de Morales ante la crisis.





BOLIVIA: TAMBIÉN LA SIP CONDENA VIOLENCIA CRUCEÑISTA

Agencia Bolivariana de Noticias de Venezuela (www.abn.info.ve)

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó este jueves los ataques contra la estatal radio Patria Nueva y el Canal 7 y las amenazas a periodistas en Bolivia, perpetrados por grupos opositores al Gobierno de Evo Morales. El martes pasado, miembros de la Unión Juvenil Cruceñista, grupo de choque de ultraderecha, ingresaron en las instalaciones de la radio Patria Nueva y del estatal Canal 7 en la ciudad de Santa Cruz y destruyeron casi completamente las sedes y los respectivos equipos de transmisión.
La SIP instó al Gobierno a 'garantizar la seguridad y propiedad de los medios de comunicación, a fin de que cumplan con su papel informativo'.
La SIP ha sido cuestionada en anteriores oportunidades por no ser equilibrada en su pronunciamientos, pero ante la flagrancia de la violencia ejercida por los sectores más radicales de la ultraderecha separatista, ha debido pronunciarse sobre los desmanes en Santa Cruz.
El gobierno del presidente Evo Morales ha resguardado las sedes de estos medios de comunicación con efectivos policiales que no portan armas de fuego, y que en algunos casos han sido superados en número por cruceñistas enardecidos, que los han agredido y despojado de sus equipos antimotines. El presidente Morales, sin embargo, ha decidido no instalar el estado de emergencia en estas zonas.





LA PELEA POR LOS HIDROCARBUROS DE LOS SEPARATISTAS BOLIVIANOS

UN GRIFO CON VÁLVULA POLÍTICA

Los gobiernos autonomistas, opositores a Evo Morales, utilizan el corte de las exportaciones de gas como arma de presión política. El acuerdo con Argentina está en el centro de la pelea interna de Bolivia por el precio del petróleo y el gas.

Página 12 de Argentina (www.pagina12.com.ar)

Cualquier movimiento político o decisión administrativa en el área de los hidrocarburos que toma un gobierno de la zona tiene impacto en el conjunto del sensible mapa energético regional. El ataque de los autonomistas bolivianos a pozos y ductos en las últimas horas habría obligado a reducir a la mitad los envíos de gas a Brasil y comprometió los magros despachos a la Argentina, al menos, por veinte días. Este episodio coyuntural tiene como marco la aspiración proclamada por los prefectos de la Media Luna, opositores a Evo Morales, de que se duplique el precio de exportación a estas dos naciones, llevándolo a 18 dólares el millón de BTU. Lo curioso es que semejante avidez se fundamenta, entre otras razones, en lo que Buenos Aires le cobra a Chile por el gas que le vende hoy.
Bolivia es la gran reserva gasífera de la región, pero las posibilidades de aprovechar ese tesoro bajo tierra dependen, entre otras cuestiones, de que las petroleras privadas, en mayor medida, o YPFB, en menor, inviertan en el desarrollo de los campos. Los 41 millones de metros cúbicos por día que produce aquel país se destinan prioritariamente a Brasil (31 millones) y a atender el mercado interno (7 millones, aproximadamente). El saldo no alcanza ni para cubrir los 7,7 millones de metros que por contrato debería proveer a la Argentina, aunque le pague por ello más que cualquier otro.
Con temperaturas altas y recursos energéticos alternativos –compras de fuel o gas licuado, básicamente–, la falta del gas boliviano no traerá consecuencias demasiado dramáticas sobre la economía local. Pero el episodio arroja luz sobre las dificultades para contar con este recurso.
La estatal Enarsa importa el gas boliviano disponible a 10 dólares el millón de BTU (unidad calórica equivalente a unos 28 metros cúbicos). Este valor está por encima de lo que oblan los brasileños que, sin embargo, tienen la prioridad a la hora de ser atendidos. Pero es apenas la mitad de lo que paga Chile por el escaso gas que Argentina le envía, desde que la escasez obligó a Planificación a priorizar el mercado interno y forzar a las productoras que exportaban a mermar sus despachos.
Esas restricciones justificaron en su momento las protestas del gobierno de Michelle Bachelet, que pasó de la desesperación por el recorte del suministro argentino a buscar otras fuentes sustitutas. No le fue mal. En particular, si se considera que hoy se le cobra a esa nación casi 20 dólares el MBTU, de los cuales el grueso queda en la caja de Enarsa. De ese modo, la empresa estatal compensa lo que paga por el gas boliviano, que internamente provee luego a las petroleras locales a menos de un quinto de aquel valor: la diferencia es subsidio. Mucho más, sin embargo, le cuesta el gas licuado que importa.
En la última revuelta encarada por los prefectos de las provincias más ricas en hidrocarburos de Bolivia, sus seguidores destruyeron un ducto en Tarija que dificultó la entrega a Brasil y a la Argentina. No es extraño que los autonomistas golpeen en un lugar tan sensible. Desde la nacionalización, la administración de Evo Morales logró revertir la ecuación imperante, que implicaba una millonaria fuga de renta petrolera al exterior hacia las matrices de las empresas radicadas allí: hasta fin de 2005, Bolivia se quedaba con 300 millones de dólares de las exportaciones; ahora ese monto subió a 1600, producto de un cambio en el régimen de regalías que tributan las empresas.
Bien saben los gobernantes rebeldes que cerrando el grifo de la venta al exterior de hidrocarburos horadan el poder de la administración central privándola de recursos vitales. Sólo la merma del suministro a Brasil y a la Argentina implica una disminución de ingresos de alrededor de 7 millones de dólares por día. Según Santos Ramírez, el titular de YPFB, la empresa estatal tardará no menos de 20 días en reparar los ductos malheridos, tarea que le costará 100 millones de dólares, que se añaden a los 140 que deja de percibir por la menor venta. En este sentido, el golpe de los autonomistas fue bien asestado.





EN MEDIO DEL CAOS, ARGENTINA DEJÓ DE RECIBIR GAS DE BOLIVIA

La toma de una planta productora obligó a parar el envío del fluido, según el gobierno de Morales. Dudas sobre el futuro de los acuerdos bilaterales.

La Gaceta de Argentina (www.lagaceta.com.ar)

El caos y la violencia en Bolivia obligaron a cortar los envíos de gas hacia la Argentina y Brasil, lo que abre un signo de interrogación sobre el futuro de los contratos firmados por los dos países para abastecerse de ese fluido clave.
Grupos cívicos opositores al presidente Evo Morales cortaron el suministro de gas natural a la Argentina y parcialmente el abastecimiento a Brasil tras ocupar por la fuerza un gasoducto, en una temida derivación de las protestas regionales que llevan ya 17 días.
La toma de una planta en el Chaco boliviano por parte de grupos opositores al gobierno obligó a parar las operaciones, según informó oficialmente el gobierno boliviano, aunque nada se habló de este tema por parte del gobierno de Cristina Fernández.
El gas que exporta Bolivia hacia la Argentina se ubica en torno al 4 por ciento del total del sistema, 7,7 millones de metros cúbicos diarios.
Un acuerdo que en su momento habían firmado Evo Morales y Néstor Kirchner indicaba que a partir de 2009, ese nivel iba a llegar 27,7 millones de metros cúbicos si ya estaba terminado el Gasoducto del Norte, pero este emprendimiento se encuentra sumergido en un mar de sombras.
Un vocero de la empresa Chaco dijo que para resguardar la integridad del personal se han suspendido las operaciones en Vuelta Grande, en la región chaqueña del departamento de Chuquisaca.
Esta planta produce diariamente 83 millones de pies cúbicos de gas que es despachado a la Argentina en su mayor parte, y a Brasil.
El martes por la noche, unas 100 personas habían tomado las instalaciones por la fuerza.
Los grupos rebeldes ya habían intentado parar las exportaciones de gas a Brasil luego de tomar una planta de la transportadora Transierra (sudeste), administrada por la brasileña Petrobras, la francesa Total y la boliviana Andina.
En un episodio muy grave, opositores al gobierno redujeron a militares que custodiaban los pozos de la planta "Vuelta Grande" y cortaron el suministro de gas de Bolivia a Argentina, en la región sur del país, reveló la radio católica Fides.
La emisora indicó que los soldados que resguardaban la planta "Vuelta Grande", situada en el triángulo que conforman los límites de los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija, no lograron contener a los grupos cívicos que cerraron las válvulas.
La alcaldesa de la población de Boyuibe, Alejandrina Vacaflor, dijo que "las turbinas de los pozos dejaron de funcionar y los 27 soldados que había en la planta de gas y gasolina solo presenciaron ello ante la presencia de mucha gente".
Los gobiernos de las regiones de Beni, Chuquisaca, Pando, Santa Cruz y Tarija, se mantienen en protesta desde hace tres semanas y advirtieron que podrían interrumpir el suministro de gas natural a Argentina y Brasil por tiempo indefinido.
El cierre total de los pozos dejaría sin gas a Brasil y Argentina, que consumen unos 34 millones de metros cúbicos de gas natural al día.
Las autoridades de esas regiones insisten en que el gobierno devuelva a cada departamento lo recaudado por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y que se respeten los estatutos autonómicos votados en las regiones opositoras a inicios de 2008.
El gobierno de Morales, a través de diversos voceros, ha adelantado que los fondos del IDH serán destinados a pagar la denominada "renta dignidad", que se entrega a las personas mayores de 60 años.
El corte del suministro mereció el rechazo inmediato del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.
"Ante los graves hechos de violencia y sabotaje terrorista que se registraron en la hermana república de Bolivia, el gobierno reitera su pleno e incondicional respaldo al gobierno constitucional del presidente Evo Morales Ayma", señala un comunicado difundido por Cancillería.





Desde hace algunos días, a través de GasAndes, llegan en promedio 440 mil m3

BOLIVIA CORTA GAS NATURAL A ARGENTINA EN MEDIO DE NUEVA CAÍDA DE ENVÍOS A CHILE

El Diario de Chile (www.df.cl)

Para evitar mayores incidentes, en medio de la violenta crisis que afecta al país, el gobierno boliviano resolvió cortar totalmente el abastecimiento de gas natural hacia Argentina, decisión que se produjo en medio de una reducción en los envíos del hidrocarburo que llega a Chile, a través de GasAndes.
Los informes del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) trasandino revelan que a partir del 4 de septiembre la inyección diaria del combustible a través del mencionado ducto -que abastece las regiones Metropolitana y de Valparaíso- promedia 440 mil metros cúbicos (m3).
Este volumen es inferior al promedio de 1,3 millón de m3 que se registró durante los tres primeros días de este mes.
ViolenciaPara evitar una jornada violenta en el sur de Bolivia, en medio de los enfrentamientos entre el oficialismo y la oposición, el Ministro de Hidrocarburos boliviano, Saúl Avalos, -nombrado esta semana por Evo Morales en reemplazo de Carlos Villegas-, decidió cerrar la llave a Argentina.
En los últimos meses las exportaciones escasamente superaron los dos millones de m3 diarios, muy por debajo de los 7,7 millones de m3 comprometidos en el convenio suscrito en 2006.
Pese a las importantes reservas que posee, el congelamiento de las inversiones tiene a Bolivia produciendo sólo 40 millones de m3 diarios de gas natural, de los cuales seis a siete millones se destinan a consumo interno y hasta 31 millones se exportan hacia Brasil. El saldo se envía a Argentina.
Las manifestaciones persiguen que el gobierno reintegre a las regiones los fondos del impuesto de hidrocarburos, que están usando para pagar pensiones de vejez. El miércoles Bolivia redujo en 56% sus exportaciones a Brasil a causa de un atentado en el Chaco, lo que se sumó a al cierre de instalaciones en Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca.
Incertidumbre en Chile
Mientras en Bolivia la violencia no cesa, en Chile hay incertidumbre respecto del impacto que este corte podría tener a nivel local.
Algunas fuentes estiman que la situación no debería provocar mayores problemas, pese a la baja en los envíos hacia nuestro país. Lo anterior se debe a las mejores temperaturas al otro lado de la cordillera y al hecho de que hace meses el aporte de Bolivia no supera el 1% de la demanda trasandina.
A ello se suma la existencia de reservas suficientes en el ducto de GasAndes, que permitirían afrontar un eventual corte hacia Chile, además de la operación de las plantas de respaldo de Metrogas, incluida la de Peñalolén.





Grupos autonomicos emboscaron a un contingente de campesinos en Pando y sigue la violencia

NUEVE MUERTOS EN LA MEDIA LUNA BOLIVIANA

A pesar de los destrozos, los saqueos y las provocaciones, el presidente Evo Morales garantizó la gobernabilidad y ordenó el repliegue de las fuerzas de seguridad para evitar más violencia. Pero advirtió que “la paciencia se acaba”.

Página 12 de Argentina (www.pagina12.com.ar)

La Federación de Campesinos de Pando iba a reunirse cerca de Cobija, capital departamental, para analizar maneras de frenar la violencia que prima en el oriente de Bolivia. Pero sus miembros fueron emboscados en la ruta por empleados de la prefectura y del comité cívico, que los atacaron “con ametralladoras y fusiles”, según el secretario ejecutivo de la federación, Antonio Moreno.
La matanza se llevó al menos nueve vidas, la mayoría gente del campo que enfrentó las balas con machetes. Se calcula que hay 60 heridos y 70 desaparecidos. Lejos de ceder, la violencia crece en Tarija, Beni, Pando, Santa Cruz y Chuquisaca, cuyos prefectos y cívicos suscribieron como Consejo Nacional Democrático (Conalde) el inicio de las protestas hace 18 días. Ayer en La Paz, el presidente Evo Morales sostuvo: “Tengan por seguro que vamos a defender la democracia, vamos a defender el proceso de cambio y sobre todo vamos a garantizar la unidad del país. Vamos a aguantar compañeras y compañeros, pero también la paciencia tiene límites, de verdad”.
Los campesinos iban a reunirse en El Porvenir, a 30 kilómetros de Cobija. “Fueron emboscados por funcionarios y trabajadores del Servicio Departamental de Caminos y la prefectura”, a cinco kilómetros del lugar de reunión, relató Moreno.
El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, confirmó la versión de Moreno. “Los trabajadores de la prefectura, acompañados de sicarios portando armas de guerra, dispararon contra de los campesinos, provocando varios muertos”, dijo en conferencia de prensa. “Han empezado tomando instituciones públicas y ahora continúan tomando vidas de compatriotas nuestros. Esta denuncia se la hace con el dolor y la frustración que sentimos por la pérdida de cualquier vida y de cualquier persona. Responsabilizamos al prefecto Leopoldo Fernández por estas muertes y por los sucesos que todavía lamentablemente siguen aconteciendo en Cobija y en otras poblaciones cercanas” agregó.
En cambio, el vicepresidente del Comité Cívico de Pando, Ricardo Simokawa, dijo que la matanza fue culpa de “sicarios pagados por el MAS”, siglas del gobernante Movimiento al Socialismo. Y acusó a los campesinos: “Ellos tienen gente nuestra de rehén. Por eso no hay diálogo ni negociación, el pueblo ya se ha enfurecido. Esto va a empeorar, nosotros estamos en Porvenir y pedimos a la población, a la gente, que venga a apoyarnos porque ellos están armados”, dijo en alusión a los machetes de los baleados.
Pero lo que no pudo negar es que de los cuerpos que ingresaron a la morgue de Cobija, ocho eran de campesinos y uno del empleado de la prefectura Pedro Oshiro. Todos murieron baleados, menos un campesino que fue arrollado por un vehículo de la prefectura y otro asesinado a palazos por los autonomistas. Del bando del campo fueron identificados Emilio Peña, Hernani Uzquiano y un hombre de apellido Basualdo.
El prefecto Fernández admitió al canal ATB que la situación en Pando es “incontrolable y escapa al control de las autoridades”. Dijo que pidió la intervención del Ejército, pero no le hicieron caso.
En el resto del oriente, grupos cívicos y prefecturales juntan experiencia en la toma de instituciones del Estado y organizaciones sociales declaradas “enemigas”. En la localidad tarijeña de Yacuiba, fronteriza con Argentina, ayer cerraron válvulas de gas que operaba Repsol YPF. Los ataques a varios yacimientos de hidrocarburos provocaron que el volumen de gas enviado a Brasil se redujera un 10 por ciento.
Morales no se quedó callado. “Antes desde el Palacio se atentaba contra la democracia y los procesos de cambios. Ahora esos grupos se van a las regiones, desde donde demuestran su actitud antipatriótica atentando contra el patrimonio del Estado del pueblo boliviano, como es el ataque a los campos petroleros, que son de todos los bolivianos”, denunció.
Como quedan pocos edificios públicos sin destrozar, los autonomistas ayer eligieron como blanco las organizaciones sociales. La Confederación de los Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) fue tomada y saqueada por la Unión Juvenil Cruceñista (UJC). Así, los indígenas consecuentes con el Comité Pro Santa Cruz y la prefectura cumplieron la amenaza que hicieron el miércoles, cuando intentaron expulsar a los dirigentes por no prosternarse ante el estatuto autonómico de los cívicos. También fue atacada y quemada la Coordinadora de los Pueblos Etnicos de Santa Cruz (Cpesc), a media cuadra de la Cidob en la Villa 1º de Mayo.
Amenazados de muerte, los dirigentes pasaron a la clandestinidad. “Hemos hecho un llamado a los 34 pueblos para normalizar la situación, tomar recaudos y recuperar nuestra Casa Grande”, dijo a PáginaI12 Adolfo Chávez, presidente de la Cidob. “Hemos decidido no enfrentarnos con nuestros hermanos, porque no son enemigos, sino enviados de la prefectura y el comité. Queremos denunciar ante el mundo que el prefecto Rubén Costas quiere masacrar a los indígenas. Hasta el momento no hemos contestado a sus provocaciones.
Desde La Paz se solidarizó el alcalde de Achacachi y líder de los aymaras Ponchos Rojos, Eugenio Rojas Apaza. Advirtió a los grupos violentos de oriente: “No saben a lo que se meten. Nos organizaremos en todas las regiones de Bolivia para defender la democracia, nuestros recursos y las instituciones del Estado”. El senador Lino Villca, del MAS, convocó a “derrotar al fascismo” a los 36 pueblos indígenas. Varias organizaciones campesinas sostienen que comenzarán a tomar estancias del oriente.
Ayer a la mañana, la UJC saqueó el Comité Cívico Popular de Plan 3000, uno de los barrios más empobrecidos de Santa Cruz, quizá por eso considerado el bastión departamental del MAS. Los vecinos se organizaron y se reunieron en la rotonda del barrio para repeler el ataque de los unionistas. En las peleas, un chico de 17 años fue herido de bala en el cuello. Anoche, en el Plan los vecinos seguían reuniéndose ante las amenazas de nuevas incursiones de la UJC.





LA LUCHA POR EL PODER DEJA NUEVE MUERTOS EN BOLIVIA

La violencia se ha apoderado de la región más rica del país como un reguero de pólvora. En cuatro de los nueve departamentos se suspendieron las clases. Ya hay desabastecimiento de hidrocarburos y alimentos. Las agresiones entre seguidores y opositores al régimen de Evo Morales son cada vez más frecuentes.

ABC de Paraguay (www.abc.com.py)

Bolivia está en un callejón sin salida y, por el momento, no se avizora ni una luz de tranquilidad ante la escalada de violencia que se vive en cuatro de los nueve departamentos del país desde el pasado martes. Pareciera más bien que la situación en Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija (la llamada media luna, por su ubicación en el mapa) se agrava a medida que pasan los días.
La pesadilla que ya se temía desde hace algunos meses, de ver morir a bolivianos enfrentando a bolivianos, se hizo realidad este jueves, cuando según el informe oficial nueve personas perdieron la vida en el departamento de Pando, ubicado al norte del país.
Pedro Oshiro, una mujer identificada como Martina y dos personas fallecieron a consecuencia de heridas de bala. Además, más de 50 heridos llegaron a distintos hospitales y postas sanitarias de esa región, también con lesiones provocadas por armas de fuego.
Aunque se desconocen las circunstancias de los decesos, los reportes de radios locales dan cuenta de que a las 04:00 de la madrugada de ayer campesinos seguidores del presidente Evo Morales se enfrentaron con opositores del gobierno a balazos.
El hecho, que ha merecido la intervención de la Iglesia Católica y preocupación en la comunidad internacional, fue solo la réplica más grave de lo que se viene sucediendo en los departamentos con mayor riqueza económica y natural de Bolivia. Todos ellos exigen la restitución del Impuesto a los Hidrocarburos (IDH), dinero que el Poder Ejecutivo le restó a las prefecturas (gobernaciones) para pagar un bono a las personas de la tercera edad, aunque el trasfondo sigue siendo el pedido de autonomía.
UN ESTADO SIN CONTROL
Esta lucha por el poder, en la que ni Gobierno ni opositores están dispuestos a ceder, ya ha dejado pérdidas millonarias al país. La violencia se desbordó el martes, cuando en Santa Cruz grupos de estudiantes de la universidad pública Gabriel R. Moreno decidieron tomar las oficinas del Estado que funcionan en esta ciudad (más de 22).
Estas dependencias van a pasar al gobierno departamental de Santa Cruz, como establecen los estatutos autonómicos, aseguró Gonzalo Cabezas, uno de los manifestantes.
Así, lo que parecía un hecho reivindicativo terminó siendo un reguero de pólvora, cuando policías y militares intentaron evitar las tomas con gases lacrimógenos y balines. La televisión local empezó a transmitir los enfrentamientos y los autonomistas aprovecharon las cámaras para llamar a la población a unirse por Santa Cruz.
Los choques duraron más de siete horas, al cabo de las cuales la ciudad quedó desprotegida porque las fuerzas del orden decidieron replegarse. De este modo, las oficinas públicas fueron saqueadas. Como muestra, según el director de comunicación de la recién nacionalizada Empresa Nacional de Comunicaciones (ENTEL), Víctor Hugo Rosales, los destrozos en la infraestructura del edificio alcanzan a 20 millones de bolivianos, es decir, unos tres millones de dólares.
Lo de Santa Cruz fue la chispa. Poco a poco, las imágenes de jóvenes, hombres y mujeres violentando puertas y cometiendo desmanes se fueron repitiendo en Beni, Pando y Tarija. En este último departamento, ubicado al sur del país y que tiene la mayor reserva de gas natural de Bolivia, explotó la válvula de uno de los gasoductos por el que se vende el hidrocarburo a Brasil.
En todos estos hechos se registraron heridos de piedras, palos, balines y hasta cuchillos y armas de fuego, como sucedió en Pando. Los militares fueron rebasados y el Poder Ejecutivo hasta el momento no puede retomar el control de la situación, porque las pistas de los aeropuertos fueron bloqueadas con camionadas de arena. De hecho, el único que continúa funcionando es el de Viru Viru, Santa Cruz.
Al otro lado del país, en el Occidente, el Gobierno ha denunciado un golpe de Estado cívico-prefectural, haciendo alusión a los prefectos opositores. Evo Morales acusó al embajador norteamericano Phillip Goldberg de haber provocado la división en Bolivia.
Lo cierto es que el ciudadano de a pie, especialmente de las mencionadas regiones, es el que más sufre las consecuencias, ya que en las ciudades no hay gas licuado para cocinar, tampoco diésel ni gasolina para los vehículos, y debido a los bloqueos poco a poco se ven menos alimentos en los mercados.
Ello sin contar que los seguidores del oficialismo decidieron cercar a la media luna, en defensa de Evo Morales.





Evo Morales, ante su peor crisis: fuerte presión de las regiones rebeldes

CRECE LA VIOLENCIA EN BOLIVIA: 10 MUERTOS

Las protestas contra el gobierno se extendieron y hubo cortes de gas a la Argentina y Brasil; podrían declarar el estado de sitio

La Nación de Argentina (www.lanacion.com.ar)

Bolivia quedó ayer al borde del caos por las violentas protestas contra el gobierno de Evo Morales, que ya dejaron por lo menos 10 muertos y nuevos cortes en el suministro de gas a la Argentina y Brasil.
El estallido de violencia ha provocado gran preocupación en la región, con urgentes llamados a la calma por parte de varios gobiernos, entre ellos los de Brasil y la Argentina. Ambos países se han visto directamente afectados por las protestas, ya que fue interrupido el suministro de gas desde Bolivia.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió que está dispuesto a intervenir en Bolivia si su aliado Evo Morales es derrocado. Además, en solidaridad con La Paz, que acusa a Estados Unidos de respaldar a los grupos rebeldes que buscan una mayor autonomía, expulsó al embajador norteamericano en Caracas (ver aparte).
En medio de la peor crisis desde que asumió, Morales añadió esta semana un fuerte roce diplomático con Estados Unidos al expulsar, anteayer, al embajador en La Paz, Philip Goldberg, y declararlo públicamente "persona no grata". Morales lo acusa de orquestar una conspiración para derrocarlo junto con Rubén Costas, el prefecto rebelde de Santa Cruz, el departamento más rico de Bolivia, y cabeza visible de la oposición.
Las protestas contra Morales derivaron ayer en violentos choques que dejaron 10 muertos en el municipio norteño de El Porvenir, a 35 kilómetros de Cobija, la capital del departamento opositor de Pando, cuando un grupo afín al gobierno llegó desde el departamento de Beni, también en manos de la oposición, y se enfrentó con los rebeldes.
Tras la ocupación y el saqueo de oficinas públicas y la toma de tres aeropuertos en los últimos días, los autonomistas tomaron ayer varias instalaciones gasíferas y provocaron una importante restricción de las exportaciones del fluido, la principal fuente de divisas de Bolivia.
La petrolera Transierra había cortado temprano el envío de 14 millones de metros cúbicos de gas a Brasil (la mitad del total adquirido por ese país) tras el cierre de la válvula en el municipio de Machareti, a 70 kilómetros de la frontera con Paraguay. Tras siete horas de interrupción, informó que había reanudado los envíos de gas.
Grupos opositores también obligaron a técnicos de Transierra a cerrar una válvula que envía gas natural a la Argentina desde la planta de Pocitos, cerca de la frontera. Al mediodía, la petrolera estatal local YPFB informó que había suspendido los despachos de gas a la Argentina a causa de la toma de una estación fronteriza del gasoducto por manifestantes.
Cinco de los nueve departamentos del país (Beni, Pando, Tarija, Santa Cruz y Chuquisaca) se han declarado en pie de guerra contra el gobierno para exigir la devolución de un impuesto a los hidrocarburos creado recientemente por Morales. Además, se oponen a su intento de imponer una Constitución socialista e indigenista.
En cuatro de estos cinco departamentos, los opositores, que acusan al mandatario indígena de pretender convertir a Bolivia en una nueva Cuba, han aprobado estatutos autonómicos de corte liberal para obstaculizar la aprobación de la Constitución de Morales.
Los choques
El diario cruceño El Deber afirmó ayer que los dos bandos que se enfrentaron en El Porvenir estaban armados con rifles calibre 22 y revólveres de diferente tipo. La policía intentó intervenir, pero se vio obligada a replegarse y varios uniformados resultaron heridos. Un ingeniero de la Prefectura de Pando, un concejal de la localidad de El Porvenir, dos campesinos y otras seis personas que no habían sido identificadas murieron en los choques, que dejaron además 30 heridos.
El prefecto de Pando, el opositor Leopoldo Fernández, admitió que la situación en su región es "incontrolable" y que "escapa al control de las autoridades". Agregó que en Pando se han instaurado "el caos y anarquía".
Por su parte, Morales advirtió que la paciencia del gobierno "tiene un límite", mientras el embajador brasileño en Bolivia, René Mauricio Dorfler, declaró que el mandatario boliviano estudia declarar el estado de sitio.
"Vamos a tener paciencia, prudencia. Como siempre, trataremos de evitar la confrontación, pero la paciencia tiene un límite, de verdad", advirtió ayer Morales.
El ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, agregó que "el golpe cívico se está convirtiendo rápidamente en violencia interna". "En Pando, Tarija y Santa Cruz, la sociedad civil está fracturada. Estos enfrentamientos internos son exclusiva responsabilidad de los prefectos y líderes civiles que intentan romper el régimen democrático", argumentó.
Sin embargo, el presidente del Comité Pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, responsabilizó a Morales por las muertes en Pando. "Tenemos información lamentable de que en Pando hay mucha violencia causada por grupos armados enviados por el gobierno", dijo.





Ocho muertos y decenas de heridos en manifestaciones

BOLIVIA AL BORDE DEL CAOS TRAS JORNADA DE VIOLENCIA

Morales advirtió que podría dejar de escuchar llamados a la prudencia. Hugo Chávez y otros mandatarios solidarios con Gobierno boliviano

La Nación de Costa Rica (www.nacion.com)

Bolivia quedó ayer al borde del caos, en medio de violentas manifestaciones opositoras contra los planes socialistas del Gobierno, que dejaron al menos ocho muertos, decenas de heridos y golpearon las vitales exportaciones de gas a Brasil y Argentina, según se informó.
El presidente Evo Morales, que pretende poner en vigencia una nueva Constitución indigenista-socialista el próximo año, advirtió que podría dejar de escuchar los llamados a la prudencia ante lo que describió como “actos delincuenciales financiados por terratenientes del oriente”.
En Caracas, el presidente Hugo Chávez, el principal aliado de Morales, expulsó al embajador de Estados Unidos y aseguró que podría hasta financiar a grupos armados en Bolivia si se atentara contra el mandatario indígena.
“Si a Evo lo mataran, crean los golpistas de Bolivia que me estarían dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia, no tendría yo ningún problema”, resaltó en un discurso el presidente venezolano.
En sentido similar se manifestaron los mandatarios de otras naciones suramericanas.
Violencia. Los choques de ayer en las convulsionadas tierras bajas cuyos líderes reclaman autonomía, se dieron un día después de que el izquierdista Morales ordenara la expulsión del embajador de Estados Unidos por considerar que, junto con la oposición conservadora, trama un golpe de Estado para derrocarlo.
Las protestas son impulsadas por los gobernadores opositores del rico distrito oriental de Santa Cruz y otros tres departamentos, que acusan al mandatario indígena de pretender convertir a Bolivia en una nueva Cuba.
Las protestas de la oposición contra el Gobierno se radicalizaron desde hace un mes, luego de que Morales fuera ampliamente ratificado en una consulta popular y decidiera acelerar el proceso de reforma constitucional.
El Gobierno informó que ocho personas murieron y 34 quedaron heridas en el norteño distrito amazónico de Pando cuando un grupo de campesinos que iba a una asamblea fue cercado y atacado supuestamente por seguidores del gobernador departamental, que es de la oposición.
“Estamos hablando de una verdadera masacre que tiene responsable, el prefecto de Pando Leopoldo Fernández”, aseguró a periodistas el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, Sacha Llorenti.
También se reportaron decenas de heridos en Santa Cruz y en la sureña ciudad de Tarija, donde en los dos últimos días se produjeron violentas tomas de oficinas del Gobierno nacional y choques entre “autonomistas” y partidarios del Gobierno de Morales.
Por otra parte los militares abandonaron ayer la custodia de oficinas públicas de las cinco ciudades bolivianas donde hubo vandalismo y saqueo.
“Volvemos a los cuarteles. Solo saldremos a las calles si hay una orden escrita del presidente de la República”, dijo un vocero militar.





BOLIVIA, AL BORDE DE LA GUERRA CIVIL
Países de América del Sur, dispuestos a mediar para resolver la crisis política

El Universal de México (www.eluniversal.com.mx)

En Bolivia, el olor a guerra civil cada vez es más intenso. Ocho muertos y más de 60 heridos fue el resultado, ayer, de sendos enfrentamientos armados en las ciudades de Porvenir y Cobija, departamento de Pando, en el ingreso de la fase sangrienta de tres semanas de protestas y varios días de enfrentamientos.
Hasta anoche, los tiroteos aislados se mantenían y el gobierno demoraba la sanción de medidas extremas para retomar la calma, aunque volvió a denunciar intentos golpistas de la oposición, al tiempo que el presidente Evo Morales advirtió “que la paciencia tiene un límite”.
Según el viceministro de la Presidencia, Sacha Lorenti, “por lo menos ocho muertos están en la morgue de Pando”, aunque en el resto de la Media Luna Oriental, los enfrentamientos, los ataques a oficinas públicas y a los gasoductos se mantuvieron ayer a la orden del día. Incluso, el prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, reconoció que “la situación aquí es incontrolable”, aunque él, al igual que el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Branco Marinkovic, acusó al gobierno de los muertos.
En Tarija y en Villamontes, donde radican los gasoductos más importantes que abastecen a Brasil y a Argentina, el suministro de gas fue suspendido, por sendos ataques a las instalaciones. Recién en la tarde se había restablecido el abastecimiento de los 14 millones de metros cúbicos, a Brasil mientras que el gas destinado a Argentina seguía sin fluir.
Entre acusaciones cruzadas entre el gobierno y la oposición, la mayoría de los testimonios dan cuenta de que los sangrientos sucesos que enlutaron ayer al país, tuvieron lugar cuando pobladores oficialistas de las localidades rurales de Riberalta y Filadelfia, intentaron ingresar a Porvenir y en Cobija, durante las primeras horas de ayer y fueron repelidos por empleados de la prefectura y militantes autonomistas a los tiros, lo que habría abierto las puertas a una verdadera balacera que se extendió durante toda la jornada de ayer.
Morales tachó a la oposición de “terroristas” y la acusó de incurrir en actividades “delincuenciales” y “antipatrióticas”.
Ante el agravamiento de la situación, los países de América del Sur expresaron su preocupación y los gobiernos de Brasil, Argentina y Colombia dijeron que enviarán misiones para intentar una mediación. El gobierno de Evo respondió diciendo que no descarta que los “países amigos” participen como mediadores, pero aclaró que sólo pedirá que envíen misiones cuando esté allanado el camino del diálogo.
El presidente venezolano Hugo Chávez fue más lejos en su apoyo a su par boliviano, al decir que “si a Evo lo mataran, crean los golpistas de Bolivia que me estarían dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia, no tendría yo ningún problema”. La Comunidad Andina también rechazó la ola de violencia y llamó a preservar, mediante el diálogo, “la institucionalidad democrática y la unidad” de Bolivia.





CHOCAN OFICIALISTAS Y OPOSITORES Y YA HAY 9 MUERTOS EN BOLIVIA

Se enfrentaron campesinos partidarios de Evo Morales contra grupos civiles en Pando. Hay tensión en varias ciudades y piquetes en Santa Cruz. "La paciencia tiene un límite", dijo el presidente. La disputa es por las autonomías regionales.

El Clarín de Argentina (www.clarin.com)

Con el corazón en la boca, Bolivia volvió a colocarse ayer al borde del precipicio. Anoche, al cierre de esta edición, en varios comercios del centro de esta ciudad de Santa Cruz, la más dinámica de Bolivia, pobladores cruceños se apostaban frente a vidrieras y bares con pantallas de TV. Con gritos de indignación contra el gobierno, sorpresa o bien con signos de furia contenida, todos asistían a la confirmación de una nueva jornada de luto en el país. Es que en una sangrienta escalada de violencia, al menos nueve personas murieron y otras 20 resultaron heridas en un enfrentamiento armado entre grupos leales al presidente Evo Morales y opositores cerca de Cobija, la capital del departamento amazónico de Pando, en la frontera con Brasil.
Fuentes policiales dijeron anoche que uno de los muertos es un funcionario de la prefectura de esa ciudad, capital de uno de los departamentos que integran la llamada "media luna", la zona más rica del país que reclama un sistema autonómico y rechaza el proyecto oficial de aprobar una Constitución de corte indigenista, que represente a la mayoría de esta convulsionada nación.
"La paciencia tiene un límite", dijo el presidente y advirtió sobre la posibilidad de tomar "algunas decisiones radicales". Las muertes en Pando se produjeron cuando partidarios de Morales se enfrentaron con fanáticos de grupos cívicos de derecha. Hubo disparos de armas de fuego en momentos en que la Policía procuraba mediar. Todo sucedió en un barrio alejado de la capital provincial.
La violencia de ayer fue una virtual continuación de los graves incidentes del martes pasado en esta ciudad, Santa Cruz, cuando la oposición tomó oficinas estatales y hubo incendios y saqueos de instituciones del Estado central. Luego, varios grupos intentaron la toma de campos petroleros en el sur, provocando el estallido de uno de los ductos. El caudal de gas a Brasil quedo mermado y anoche trataban de volverlo a la normalidad. Todo se produce poco después de que Morales hubiese expulsado del país al embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, al que acusó de alentar el separatismo en Bolivia.
Anoche, cuando este enviado llegó a Santa Cruz, todo el aeropuerto estaba sitiado por grupos de opositores y de simpatizantes del gobierno, que controlaban las distintas rutas de acceso a la ciudad. Los que arribaban debían tomar un taxi o remís desde la estación y hacer un transbordo pasando a pie los piquetes."Las medidas serán aún más fuertes si el gobierno no deja de atacarnos", comentó a Clarín uno de los piqueteros, que prefirió no identificarse. A unos 400 metros de allí, un segundo grupo favorable al gobierno culpaba al prefecto -gobernador- local de todos los disturbios. "Somos mayoría, pero no se han enterado todavía", dijo uno de los que lideraban la toma.
La violencia se disparó hace unas dos semanas, poco después del respaldo masivo que Morales recibió en el referéndum revocatorio del 10 de agosto. En una rueda de prensa en el Palacio Quemado, el viceministro de Coordinación con Sectores Sociales y la Sociedad Civil, Sacha Llorenti, denunció que el prefecto de Pando, el opositor Leopoldo Fernández, "ha conculcado una masacre de campesinos a través de funcionarios de la Prefectura acompañados de asesinos causando la muerte de varios bolivianos".
El clima de tensión se mantenía a la vez en Santa Cruz, Tarija y Beni, los otros departamentos que proclamaron su autonomía en referendos en mayo y junio, considerados ilegales por el gobierno.
El ministro de Gobierno boliviano, Alfredo Rada, no dudó en afirmar que "todos los pasos que el Ejecutivo había denunciado la semana pasada de un golpe cívico, impulsado por los gobernadores de las cinco regiones opositoras, se están cumpliendo".
"El golpe cívico-prefectural se está convirtiendo rápidamente en violencia interna. En Pando, Tarija y Santa Cruz la sociedad civil está fracturada. Estos enfrentamientos internos son exclusiva responsabilidad de los prefectos y líderes civiles que intentan romper el régimen democrático", denunció.
En un acto en La Paz, el presidente Morales también fue severo: "Vamos a tener paciencia, prudencia, como siempre tratar de evitar la confrontación, vamos a aguantar, pero la paciencia tiene un límite".
En Santa Cruz, trabajadores de Correos continuaban ocupando ayer las oficinas principales de la institución, mientras grupos de jóvenes tomaron poco antes del mediodía la sede de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLHB), una de las petroleras nacionalizadas por el gobierno en mayo.
Las protestas contra el gobierno se iniciaron hace más de dos semanas cuando los gobernadores y dirigentes cívicos de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca anunciaron medidas de presión para exigir la devolución de una renta petrolera que antes recibían sus regiones. El Ejecutivo recortó en enero este ingreso regional para pagar una ayuda directa a los ancianos de todo el país.





Las movilizaciones del pueblo boliviano en defensa de la democracia contra sectores fascistas dejan 9 muertos.

BOLIVIA SE LEVANTA

La Primera de Perú (www.diariolaprimeraperu.com)

El pueblo boliviano salió ayer a las calles a defender la democracia y la unidad de Bolivia, luego de los ataques de los sectores fascistas contra el gobierno que preside Evo Morales.
Santa Cruz está cercada por campesinos y obreros que bloquean la carretera a Cochabamba y La Paz, y la ruta a Trinidad (Beni).
En Tarija, el miércoles por la mañana, unos cien paramilitares atacaron el mercado campesino de la ciudad con dinamita, petardos y piedras. Pero por la tarde, una movilización campesina multitudinaria recuperó la plaza, expulsó a los fascistas y, al cierre de esta edición, cercaba el edificio de la prefectura (gobernación).En Cochabamba, que la derecha pretendía transformar en una de sus fortalezas, miles de campesinos ocupan la ciudad, y la bandera aborigen, la Wiphala, flameaba en los edificios públicos.
En el departamento de Pando, los choques registrados la madrugada de ayer dejaron 20 heridos, algunos por impacto de bala, cuando los campesinos fueron interceptados por funcionarios de la prefectura en manos de Leopoldo Fernández. Asimismo, jóvenes unionistas de San Ignacio de Velasco irrumpieron con armas de fuego en la Emisora Juan XXIII y Canal 13 de Televisión, propiedad de la Diócesis de la población, amenazando de muerte a los periodistas y al propio obispo.
El presidente se refirió al ataque contra un gasoducto por el que se exporta el producto a Brasil y Argentina, y calificó de “inaceptable atentar contra el patrimonio del pueblo boliviano, la nacionalización de los hidrocarburos, que ha permitido mejorar la economía nacional”.
Ya son nueve los muertos por la violencia. Evo Morales advirtió que el gobierno va a mantener la prudencia para evitar más confrontaciones, pero que se está llegando al límite. Entre los muertos hay al menos un empleado del Gobierno de Pando, dos campesinos y un concejal.





GOBIERNO DECLARA UN DÍA DE DUELO NACIONAL POR LOS FALLECIDOS DURANTE LOS ENFRENTAMIENTOS

El vicepresidente boliviano, Álvaro García, declaró ayer un día de duelo nacional por la muerte de ocho personas, en su mayoría campesinos, en el departamento norteño de Pando, que perdieron la vida en enfrentamientos contra funcionarios de Pando.

EUROPA PRESS de España (www.ecodiario.eleconomista.es)

"El presidente de la República ha decidido declarar duelo nacional de 24 horas sin suspensión de actividades, porque Bolivia entera está de luto", dijo García Linera durante una rueda de prensa realizada en la Vicepresidencia de la República.
Entre tanto, el viceministro de Coordinación con Sectores Sociales y la Sociedad Civil, Sacha Llorenti, denunció que "funcionarios de la Prefectura de Pando y mercenarios contratados atacaron a traición". "Cuando se hacía la mediación los trabajadores de la Prefectura acompañados de sicarios armados dispararon en contra de los campesinos provocando varios muertos", añadió Llorenti.
En ese marco, el Gobierno confirmó que el enfrentamiento dejó un balance de ocho muertos ocho bolivianos y más de una treintea de heridos, según informa la Agencia Boliviana de Información en su edición digital. Asimismo, puntualizó que el país está frente a una "terrible y brutal masacre promovida directamente por la Prefectura del departamento de Pando que derivó en hechos lamentables". En ese sentido, el vicepresidente boliviano envió, en nombre del Gobierno, los sentidos pésames a los familiares de los fallecidos.





BOLIVIA SE DESANGRA Y EVO MORALES AMENAZA CON TOMAR MEDIDAS RADICALES

Mientras el líder opositor de Santa Cruz denuncia que el Gobierno encarcelará opositores, el cocalero anunció la posibilidad de tomar "algunas decisiones radicales" frente a los episodios de violencia en los que ayer murieron diez personas.

Infobae de Argentina (www.infobae.com)

"Si el gobierno nacional toma algunas decisiones radicales, vamos a aguantar, pero la paciencia tiene límite, de verdad", dijo Evo Morales ante pobladores de una localidad rural del departamento Cochabamba, en el centro del país.
El líder cocalero reiteró su denuncia de que "empieza un golpe de estado civil, cívico-prefectural, en algunas regiones", y puso como ejemplo la toma de dependencias estatales por opositores registradas en los últimos días, especialmente en los departamentos (provincias) Santa Cruz y Tarija.
Morales se quejó que los opositores "agreden a las empresas del Estado como Entel", la compañía de telecomunicaciones estatizada en mayo pasado, y subrayó que eso no ocurría "cuando estaba en manos de las transnacionales".
Hoy el opositor prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, aseguró que el gobierno de Morales planea encarcelar opositores y anunció que no pasará a la clandestinidad y que seguirá encabezando las protestas opositoras en Bolivia.
Costas advirtió también que "el pueblo boliviano no tolerará una masacre más", y responsabilizó al gobierno por la muerte de personas en un enfrentamiento armado entre oficialistas y opositores en Pando, informó ANSA. El prefecto reiteró que persistirá el bloqueo y la protesta en Santa Cruz, Tarija, Beni, Pando y Chuquisaca hasta recuperar el impuesto a los hidrocarburos que el gobierno de Morales destina al pago de pensiones a la vejez y recortó a las prefecturas, y la defensa de su derecho a las autonomías departamentales. "Sabemos que existe la intención de apresar a personas líderes y máximas autoridades de nuestro departamento y del país", denunció Costas en un mensaje por televisión. "Nuestra decisión no es escondernos ni declararnos en la clandestinidad ante la persecución del gobierno masista", dijo en alusión al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).





VIOLENCIA EN CINCO DEPARTAMENTOS AUTONOMISTAS

BOLIVIA SE TIÑE DE SANGRE POR POLARIZACIÓN POLÍTICA

Las violentas manifestaciones en contra del presidente de Bolivia, Evo Morales, dejaron ayer al menos ocho muertos en el departamento amazónico de Pando, así como decenas de heridos y locales públicos tomados en Tarija, Beni, Chuquisaca y Santa Cruz. Además, un atentado contra una estación de bombeo del gasoducto y la toma de otra estación obligaron a recortar a la mitad, durante siete horas, el envío de gas a Brasil y la suspensión de los despachos a Argentina.El presidente Morales advirtió que podría perder la paciencia ante los "actos delincuenciales", en tanto que el embajador boliviano en Brasil, René Mauricio Dorfler, dijo que se podría dictar el estado de sitio.

El Comercio de Perú (www.elcomercio.com.pe)

Ni bien salimos del aeropuerto internacional Viru Viru notamos el caos en el que está convertida Santa Cruz desde el último martes. Unos autos nos dejan hasta un punto cercano a la garita de control a un par de kilómetros. Luego, se debe atravesar caminando una suerte de control al mando de jóvenes opositores al gobierno, para de allí, recién, tomar un taxi hasta el centro.
La ola de violencia que viven algunos sectores de Bolivia dio cuenta ayer de ocho muertos en el departamento amazónico de Pando, fronterizo con Brasil. Los hechos se produjeron luego de enfrentamientos entre campesinos y miembros de la prefectura.
De acuerdo con una versión proporcionada a la prensa por el viceministro de Gobierno, Rubén Gamarra, los muertos serían un ingeniero opositor, un concejal del municipio de Porvenir, perteneciente a Pando, y el resto campesinos.
Los choques se produjeron cuando una marcha de campesinos seguidores de las políticas estatistas de Evo Morales se encontró con los separatistas de grupos cívicos que responden al prefecto de Pando, Leopoldo Fernández.
Los acontecimientos de violencia se reflejaron en otras zonas de Bolivia, como Tarija, Beni, Chuquisaca y Santa Cruz. Precisamente esta última ciudad estaba virtualmente paralizada.
En el denominado primer anillo que involucra al centro, los comercios estaban cerrados en su mayoría y los que abrían lo hacían con suma cautela.
El Comercio fue testigo de los destrozos ocasionados por grupos rebeldes separatistas que responden a líderes cívicos y prefectos tenazmente opuestos al régimen de Evo Morales, y quienes buscan consolidar gobiernos autónomos, mientras en La Paz los califican de secesionistas oligarcas.
Los locales afectados y luego tomados por los opositores, corresponden a la Oficina de Impuestos, la empresa de telefonía Entel, el INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria), la oficina de inmigración y aduanas.
MÁXIMA RADICALIZACIÓN
Pero Santa Cruz mostró su peor cara en la periferia de la ciudad. En el populoso sector de Villa 1 de Mayo, una amplia zona comercial, similar a la zona industrial de Villa El Salvador en Lima, se produjeron verdaderas batallas campales entre jóvenes supuestamente opositores, representantes de la Unión Juvenil --una suerte de brazo operativo del Comité Cívico de Santa Cruz, el más férreo opositor al gobierno boliviano en el oriente-- contra las fuerzas armadas.
Tanto en Villa 1 de Mayo como en la zona del mercado central de Ramada, se produjeron saqueos desde muy temprano, cuando cientos de vándalos irrumpieron con petardos, palos, piedras, cuchillos y bombas lacrimógenas contra los comerciantes --algunos dueños de tiendas, otros ambulantes-- quienes optaron por cerrar sus negocios.
Además del caos y la sensación de miedo en Santa Cruz, el terminal terrestre Bimodal está cerrado, de tal forma que la ciudad se mantiene parcialmente bloqueada. Solo hay entrada y salida por el aeropuerto, aunque de manera restringida porque las vías de acceso están obstruidas.
"Es la primera vez en 30 años que vemos una situación así en Santa Cruz. Habíamos tenido huelgas, marchas, pero nada como esto, la gente está asustada y el vandalismo se ha apoderado de la ciudad", comentó a El Comercio el paceño Alfredo González, de 48 años, pero que vive en esta ciudad hace 30. Él es uno de los choferes de ómnibus interprovincial que ayer no pudieron salir a trabajar por el caos.
También Salomón Vargas, director del Servicio Departamental de Educación, anunció que las clases quedaban suspendidas en todos los colegios de Santa Cruz hasta nuevo aviso.
Santa Cruz, una ciudad de 1,4 millones de habitantes y que alberga al departamento más rico del país, encabeza la oposición a la administración de Evo Morales, en respuesta a la intención del presidente de hacer aprobar en referéndum programado para enero, la nueva Constitución de espíritu indigenista y estatista.
La oposición también reivindica la formación de gobiernos autónomos de corte liberal.
En La Paz, el ministro de Gobierno (Interior) boliviano, Alfredo Rada, denunció que la desobediencia y caos generado por la oposición en el oriente del país, se debe a una estrategia para ejecutar un golpe de Estado. "Este es un plan desestabilizador para afectar la infraestructura energética, crear caos, tomar posición por la fuerza de oficinas públicas y, a partir de allí, aplicar un golpe de Estado. Pero nosotros defenderemos la democracia", señaló el funcionario.
SEPA MÁS
4Chile expuso su "deseo de que se deponga todo acto de violencia" en Bolivia.
4El presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur, Carlos Álvarez, expresó su apoyo a la democracia boliviana.
4El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llamó por teléfono a Evo Morales y decidió enviar una delegación a Bolivia, a la que se unirán Argentina y Colombia.
ENFOQUELa lucha de dos modelos*
La disputa entre las autonomías regionales de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija contra el régimen de Evo Morales responde a dos maneras contrapuestas de ver y sentir las realidades políticas, sociales y económicas de Bolivia.
El nudo del conflicto actual está atado en el recorte a los ingresos regionales, decretado por el Gobierno, provenientes de un impuesto a la exportación de gas, con la finalidad de financiar un fondo en favor de los ancianos en Bolivia.
En la práctica es una muestra de las políticas de control estatista que la administración de Evo Morales plantea como eje central de su programa.
En Santa Cruz existen otras prioridades y las cabezas visibles de la oposición, el prefecto Rubén Costas y Branco Marincovich, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, han planteado la necesidad de ejecutar una política económica de corte liberal y, en ese contexto, son furibundos opositores al proyecto de nueva constitución que tiene un corte, más bien, estatista y de reivindicación indígena.
Es precisamente la forma de ver el indigenismo, lo que tiene enfrentado a 'collas' (habitantes indígenas del Occidente) con los 'cambas' (los blancos del Oriente). Ese es el caldo de cultivo del conflicto boliviano y los protagonistas --léase gobierno y cívicos pro autonomía-- juegan sus cartas a su tiempo, atizando o frenando la dinámica de este conflicto que, todo indica, es una carrera de largo aliento.





Muertos, heridos, saqueos y un caos generalizado

EVO MORALES PIERDE CONTROL DEL PAÍS Y ENFRENTA A BOLIVIANOS CONTRA BOLIVIANOS

Control del país y la violencia se ha desbordado en varios departamentos, dejando una estela de sangre, luto y muerte en departamentos de la media luna en lo que se denominó el 11 de septiembre nacional. El refecto de Santa Cruz acusa de genocidio al presidente Evo Morales

El Diario Exterior de España (www.diarioexterior.com.es)

"Si el gobierno nacional toma algunas decisiones radicales, vamos a aguantar, pero la paciencia tiene límite, de verdad", dijo Evo Morales ante pobladores de una localidad rural del departamento Cochabamba, en el centro del país.
El mandatario reiteró su denuncia de que "empieza un golpe de estado civil, cívico-prefectural, en algunas regiones", y puso como ejemplo la toma de dependencias estatales por opositores registradas en los últimos días, especialmente en los departamentos (provincias) Santa Cruz y Tarija.
Morales se quejó que los opositores "agreden a las empresas del Estado como Entel", la compañía de telecomunicaciones estatizada en mayo pasado, y subrayó que eso no ocurría "cuando estaba en manos de las transnacionales".
Prefecto de Santa Cruz acusa de genocidio al presidente Evo Morales. El prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, denunció ante el país y el mundo el genocidio del gobierno de Evo Morales contra el pueblo de Pando, donde grupos masistas asesinaron a 8 personas y dejaron heridas al menos a unas 40.
La autoridad cruceña atribuyó la responsabilidad de las muertes al Gobierno "que en su locura de poder no ha medido las consecuencias de sus actos totalitarios enviando a sus militantes a combatir y matar demócratas autonomistas en todo el país".





Enfrentamientos armados entre opositores y oficialistas dejan 9 muertos. Evo advierte que su paciencia tiene un límite.

BOLIVIA SE TIÑE DE SANGRE

Correo de Perú (www.correoperu.com.pe)

El conflicto social y político en cinco provincias de Bolivia ha alcanzado un clímax de violencia, destrucción y muerte que, al parecer, sería el inicio de una guerra civil. Y es que ayer nueve personas han muerto y treinta han resultado heridas en Cobija, la capital de la provincia de Pando, producto de los enfrentamientos con armas de fuego entre grupos cívicos opositores al régimen de Evo Morales y campesinos oficialistas
Esto ocurrió cuando un grupo de campesinos se dirigía a celebrar un encuentro en apoyo al presidente Evo Morales en el Porvenir, a 30 kilómetros de Cobija.
A la altura de Tres Barracas, los grupos de choque de la Prefectura de Pando bloquearon los caminos, armaron las barricadas y emboscaron con armas de fuego a los campesinos, precisó el viceministro del Interior, Rubén Gamarra, en conferencia de prensa.
El secretario ejecutivo de la federación de campesinos de Pando, Antonio Moreno, ha denunciado por su parte que los agresores, armados con ametralladoras y fusiles, tomaron a 20 labradores como rehenes.
Intervención venezolana
Ante esta situación, la más difícil que atraviesa su régimen, el presidente Morales advirtió que la paciencia tiene un límite. Mi gobierno va a tener paciencia, prudencia y tratará de evitar la confrontación. Vamos a aguantar, pero la paciencia tiene un límite, sentenció.
Su par venezolano ha sido menos conciliador. Hugo Chávez amenazó con intervenir militarmente Bolivia si ocurre un golpe de Estado. Si a Evo lo derrocan o lo mataran, sepan los golpistas de Bolivia que me estarían dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia, dijo Chávez en un mensaje televisado.Los reclamos
El prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, y el Comité Cívico de esa provincia y sus pares de Santa Cruz, Beni, Chuquisaca y Tarija integran el Consejo Nacional Democrático. Este grupo rechaza el proyecto de nueva Constitución que impulsa Morales y le exige que reconozca sus autonomías.
También reclaman la devolución de los ingresos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos que el Mandatario les recortó para darle un bono a los ancianos. Para concretar estas exigencias, los grupos cívicos han puesto en los últimos días en jaque al gobierno bloqueando carreteras, tomando edificios públicos así como aeropuertos. Además, han tomado diversas instalaciones gasíferas, lo que ha afectado el abastecimiento hacia Brasil y Argentina.
EEUU responde con la misma moneda
El gobierno de EEUU dijo ayer que la decisión del presidente boliviano, Evo Morales, de expulsar a su embajador en La Paz, Philip Goldberg, es un grave error que daña seriamente las relaciones bilaterales. Y, horas más tarde, anunció la expulsión del embajador de Bolivia en Washington, Gustavo Guzmán, a quien consideró persona no grata. La noche del miércoles, el presidente Morales había hecho lo mismo. Declaró persona no grata al diplomático estadounidense acusándolo de promover el separatismo en su país. Sin embargo, el mandatario boliviano dice que pretende mantener las relaciones diplomáticas con Washington.





HUGO CHÁVEZ ANUNCIA SU APOYO «ARMADO» A BOLIVIA SI EVO MORALES ES DERROCADO

ABC de España (www.abc.es)

En una nueva vuelta de tuerca en sus aspiraciones de liderazgo regional, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió ayer que apoyará cualquier movimiento armado en Bolivia en caso de que sea derrocado el mandatario Evo Morales. «Sin ánimo de injerencia en asuntos internos de Bolivia, hago un llamado a los militares de Bolivia. Si a Evo lo derrocan, si a Evo lo mataran, créanlo que me estarían dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia», dijo.
En un discurso trasmitido en cadena de radio y televisión, el mandatario indicó que «Si la oligarquía y los «pitiyanquis» dirigidos, financiados, armados por el imperio, derrocan algún gobierno nuestro, tendríamos luz verde para iniciar operaciones de cualquier tipo».
Cuatro muertos
Mientras tanto, la situación interna en Bolivia sigue deteriorándose. Ayer, cuatro personas murieron y más de 200 resultaron heridas en dos días de enfrentamientos entre grupos de civiles que tomaron el control de las instituciones públicas en cinco regiones autonomistas y otros que se movilizan en defensa del gobierno del presidente boliviano, Evo Morales.
Las cuatro muertes se registraron este jueves en la localidad de Tres Barracas, a 34 kilómetros de la capital del departamento de Pando, en la frontera con Brasil, donde además 30 personas resultaron heridas cuando un grupo de zafreros afines al Gobierno se enfrentó a los autonomistas.
En medio de esta creciente tensión social, el Jefe de Estado exigió la tarde del miércoles la expulsión del embajador Goldberg, a quien este jueves los dirigentes de los sindicatos afines al Gobierno le dieron un plazo de 48 horas para que deje el país, según declaró el ejecutivo de la Confederación de Colonizadores, Fidel Surco.
El Gobierno acusa al diplomático de promover la división del país con acciones de respaldo a la oposición política y regional. Incluso promociona una campaña en la que recuerda el paso de Goldberg por Kosovo y recuerda las reuniones que sostuvo con los líderes autonomistas.
Los dirigentes de los sindicatos que conforman la base social del Gobierno dieron al diplomático un plazo de 48 horas para que deje Bolivia.
La expulsión del embajador, sin embargo, no implica «necesariamente» la ruptura de relaciones diplomáticas, según afirmó el ministro de la Presidencia, Juan R. Quintana.
Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano calificó de «grave error» la declaración de «persona non grata» a su embajador, y agregó que la decisión «ha dañado seriamente» las relaciones con Estados Unidos.
El portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, emitió un comunicado en el que dice que las acusaciones contra Goldberg son «sin fundamento» y que la expulsión es «injustificada».
«Serias implicaciones»
«Lamentamos que el presidente Morales haya escogido este camino. Perjudicará a los intereses de ambos países, minará la actual lucha contra el narcotráfico y tendrá serias implicaciones», añadió.
McCormack recordó que Estados Unidos es el primer proveedor de ayuda al desarrollo a Bolivia, su principal mercado para exportación y su primer proveedor de asistencia contra el narcotráfico. Expresamente, el portavoz mencionó que la decisión de Morales llega tras «el fracaso» del Gobierno boliviano el 9 de septiembre en el asunto de «las amenazas» a las operaciones antinarcóticos estadounidenses, que originaron la salida del país del personal de la Agencia Estadounidense Antinarcóticos (DEA).





CHÁVEZ ADVIERTE A LOS EEUU CON "DEMOLEDORA" RESPUESTA ANTE UN GOLPE

Infobae de Argentina (www.infobae.com)

El caudillo caribeño acusó a los EEUU de planificar un complot para asesinarlo y amenazó con cortar el suministro del petróleo. Además ordernó la expulsión del embajador norteamericano en Caracas, como gesto de solidaridad con Bolivia
El presidente Hugo Chávez amenazó ayer con cortar el suministro petrolero a los Estados Unidos si agrede a Venezuela, poco después de ordenar la expulsión del representante diplomático de Washington en el país sudamericano como muestra de apoyo a Bolivia.
"Si hubiera una agresión contra Venezuela, pues no habrá petróleo para el pueblo y ni para el Gobierno de los Estados Unidos. Nosotros, yanquis de mierda sépanlo, estamos resueltos a ser libres pase lo que pase y cuéstenos lo que nos cueste", dijo Chávez en un acto político en el noroccidente del país.
"Hago un llamado a la oposición y los pitiyanquis para que cesen sus esfuerzos por desestabilizar al país. miren pitiyanquis, no se les ocurra, más bien nosotros estamos cuidando a los pitiyanquis, porque si se les ocurriera lanzar un golpe, o una locura de esta, les repito, yo no soy el hugo chávez aquel del 2002, que llegó de por allá a llamar diálogo y a conversar, no. no se equivoquen otra vez”, advirtió el mandatario.
Hizo un llamado a sus seguidores a mantenerse alertas, “yo invito a que todos nos pongamos a preparar el contragolpe revolucionario que debe ser demoledor, demoledor. y esa debe ser una norma que guíe al pueblo venezolano y a su gobierno, cada agresión del imperialismo y sus lacayos aquí, debe ser respondida con mucha contundencia y en consecuencia profundización”.
El complo
A su vez, el presidente de Venezuela denunció que los Estados Unidos está detrás de un complot para asesinarlo y afirmó que en la conspiración pretenden usar aviones "yanquis" para bombardear el palacio de gobierno en Caracas.
"Ya basta de tantas agresiones, no tengo la menor duda que el imperio está detrás de este plan, que pretenden venir a bombardear este palacio. Tengo evidencias de que quieren traer aviones yanquis con la bandera de Venezuela pintada. Ante el mundo denuncio la pretensión del imperio norteamericano de generar violencia en Venezuela. No van a poder derrocar a este gobierno", dijo.
Ante la amenaza de golpe de Estado develado en las últimas horas ya "tenemos a unos detenidos y otros andan huyendo porque no podrán con Venezuela ni los yanquis ni los pitiyanquis", manifestó Chávez.
"Estamos seguros de que detrás del golpe que hemos develado está la mano del imperio. Arremeten desesperadamente porque el presidente de Estados Unidos se va por la puerta trasera de la historia, al estercolero de la historia. Cuánto daño le ha hecho al mundo y a su país el presidente de Estados Unidos. Como sabe que se va, pretende llenar de miseria y de violencia a América Latina, pretende detener las fuerzas de los pueblos que se han levantado en paz", dijo.
Horas antes, afirmó que hay "varios" detenidos en relación con el supuesto complot para derrocarlo y asesinarlo. "Estamos ante una nueva ofensiva imperialista, una ofensiva continental, en el Caribe, en Bolivia y en Venezuela", dijo Chávez en un mensaje al país en cadena de radio y televisión.
El mandatario difundió las grabaciones de conversaciones de militares retirados y algunos en actividad en las cuales se hablaba de un plan para asaltar el palacio de gobierno de Miraflores.
La grabaciones fueron sacadas al aire la noche del miércoles por el candidato que apoya Chávez a la gobernación del estado de Carabobo, Mario Silva, con miras a las elecciones regionales de noviembre.





EEUU Y BOLIVIA EXPULSAN A EMBAJADORES EN PEOR CRISIS DIPLOMÁTICA BILATERAL

El Economista de España (www.eleconomista.es)

'Cuando un embajador es declarado persona no grata se acostumbra que él tiene de 48 a 72 horas, ya está normado (en la práctica diplomática), pero en este tiempo abandonan los embajadores', aseguró en conferencia de prensa el canciller boliviano, David Choquehuanca.
LA PAZ - El gobierno de Bolivia dio este jueves un plazo de hasta 72 horas para que el embajador de Estados Unidos en La Paz abandone el país, tras ser declarado persona no grata, mientras que Washington decidió, en reciprocidad, expulsar al embajador boliviano, en la peor crisis bilateral.
El canciller acotó que este jueves se entregó la nota diplomática a Estados Unidos, de manera simultánea en La Paz y Washington, para dar cumplimiento a la decisión del presidente Evo Morales, quien pidió el miércoles la expulsión de Philip Golbderg, acusándolo de apoyar las protestas contra su régimen en cinco de las nueve regiones de Bolivia.
Morales aseguró que el diplomático promueve la 'división' de Bolivia porque -según él- apoya las protestas en los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija y Chuquisaca, cuyos líderes rechazan su nueva Constitución, aún sin aplicación, y corren a la formación de gobiernos autónomos de cuño liberal.
En solidaridad con Bolivia, el presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció este jueves que ordenó al embajador de Estados Unidos en Caracas, Patrick Duddy, a abandonar el país en 72 horas.
'Váyanse al carajo, yanquis de mierda', afirmó en un acto público Chávez, aliado y amigo de Morales.
En jornadas previas, el régimen de La Paz había criticado las reuniones que Goldberg sostuvo en los últimos días reuniones con los prefectos rebeldes Rubén Costas (Santa Cruz), Mario Cossío (Tarija) y Savina Cuéllar (Chuquisaca), antes de que se desaten las manifestaciones de protesta, que ya dejaron ocho muertos.
Casi al mismo tiempo en que el canciller de Bolivia brindaba su informe en La Paz, en Washington el Departamento de Estado comunicaba que se decidió expulsar al embajador boliviano, Gustavo Guzmán, un periodista de oficio, por razones de reciprocidad.
'En respuesta a una acción injustificada y de acuerdo con la Convención de Viena, informamos al gobierno de Bolivia en forma oficial sobre nuestra decisión de declarar persona non grata al embajador Gustavo Guzmán', dijo el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.
El propio McCormack dijo en horas previas que 'la acción del presidente Morales es un grave error que ha dañado seriamente la relación bilateral'.
Estados Unidos rechazó la denuncia de Morales de supuestas adhesiones del embajador a las posiciones de las cinco regiones rebeldes que cumplen cortes de rutas desde hace varios días y donde han tomado oficinas públicas y al menos tres aeropuertos domésticos.
Washington reveló que su embajador se enteró de la decisión de Morales en el presidencial palacio Quemado, cuando sostenía una reunión con el canciller David Choquehuanca, en momentos en que conversaban sobre la decisión de La Paz de expulsar a la agencia antidrogas estadounidense (DEA) del Chapare cocalero, una zona roja del narcotráfico.
Bolivia y Estados Unidos han transitado por una relación diplomática marcada de incidentes, desde que Morales llegó al poder en enero de 2006.
Morales se acercó con fuerza al líder cubano Fidel Castro y al presidente Chávez -dos enconados opositores de Estados Unidos- con quienes firmó acuerdos comerciales y políticos con la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).
Asimismo, Washington tuvo que llamar de urgencia a fines de junio a su embajador Goldberg, luego de que manifestantes alineados al oficialismo intentaron ingresar por la fuerza a su sede diplomática en La Paz, ante la aparente complacencia del poder Ejecutivo.
El último incidente grave fue cuando en julio campesinos cocaleros del Chapare, la cuna política de Morales, expulsaron al programa USAID que daba apoyo en la reducción o reconversión del plantío con cultivos lícitos.





COMO EVO, PERO CON INSULTOS

CHÁVEZ ECHÓ AL “YANQUI”

Página 12 de Argentina (www.pagina12.com.ar)

El presidente venezolano, Hugo Chávez, expulsó al embajador estadounidense en Caracas, Patrick Duddy, en solidaridad con el gobierno boliviano. También retiró a su representante en Washington, Bernardo Alvarez Herrera, y amenazó a la Casa Blanca con cortarle el suministro de petróleo en caso de ser atacado. “Aquí hay un pueblo digno, yanquis de mierda. Váyanse al carajo cien veces”, declaró el presidente venezolano. Más temprano le había manifestado su apoyo incondicional al presidente Evo Morales y había dejado abierta la posibilidad de intervenir militarmente en el país andino. “Si a Evo lo derrocaran, lo mataran, sepan los golpistas de Bolivia que me estarían dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia”, dijo, en un discurso en el que además denunció un plan de golpe de Estado en su contra.
“Ya basta de tanta mierda de ustedes, yanquis de mierda”, afirmó Chávez por la noche, en un acto político en el estado de Carabobo. El presidente concedió 72 horas de plazo al diplomático norteamericano para salir del país, en sintonía con el gobierno de Bolivia, que el miércoles había hecho lo propio. Luego le dio instrucciones en público al canciller, Nicolás Maduro, para que haga regresar a su embajador. “Mande por nuestro embajador antes de que lo echen de allá. Que regrese a la patria”, ordenó. Después dijo que hasta que en Estados Unidos no haya otro presidente, Venezuela no tendrá representante diplomático en ese país.
Además amenazó a Washington con cortarle el envío de petróleo. “Hago responsable por el envío petrolero de Venezuela (al gobierno de) aquel país. Si viniera alguna agresión hacia Venezuela, no habrá petróleo para el pueblo de Estados Unidos”, amenazó. Venezuela es el quinto proveedor de crudo a Estados Unidos, con un promedio de ventas diarias de 1,1 millón de barriles diarios.
Horas antes, Chávez le había expresado su respaldo incondicional a Morales. “Evo, tu batalla es la mía”, le dijo por teléfono, según relató en cadena nacional de radio y televisión. “Quiero que lo sepan nuestros vecinos, gobiernos y países vecinos: nosotros queremos paz, pero no estamos dispuestos a morir como (Simón) Bolívar en Santa Marta ni como (el ex presidente chileno Salvador) Allende en La Moneda”, advirtió. “Si tuviéramos que crear un Vietnam, dos Vietnam o tres Vietnam, aquí estamos dispuestos”, agregó, parafraseando al Che Guevara.
Durante su discurso, el bolivariano volvió a denunciar un boicot para derrocarlo y anunció la detención de varias personas. Según sostuvo, el supuesto plan no es un hecho aislado y debe verse dentro del contexto mundial. “Nacimos para ser libres, no para ser lacayos del imperialismo yanqui”, aseguró, y le envió un mensaje al presidente George Bush. “Caballero, váyase por donde tiene que irse y déjenos tranquilos a los pueblos de América latina, déjenos tranquilos construir nuestro propio mundo, hacer nuestra propia historia”, exigió.





CHÁVEZ TAMBIÉN EXPULSA AL EMBAJADOR DE EEUU EN SOLIDARIDAD CON MORALES

El Gobierno de Bolivia había declarado con anterioridad 'persona no grata' al diplomático estadounidense destacado en La Paz por "encabezar la división" de Bolivia

ABC de España (www.abc.es)

La tensión diplomática entre Estados Unidos y Bolivia por el retiro de sus respectivos embajadores en cada país se ha agudizado hoy hoy con la decisión del presidente venezolano, Hugo Chávez, de dar 72 horas de plazo al diplomático estadounidense, Patrick Duddy, para salir de Caracas en lo que califica como un acto de solidaridad con el presidente boliviano, Evo Morales. "Queremos decirle al mundo solamente que aquí en Venezuela los pueblos del mundo tienen un país solidario y a millones de nosotros dispuestos a pelear por Bolivia", ha afirmado el cabecilla venezolando.
Chávez ha ordenado también el inmediato regreso a Caracas del embajador venezolano en EEUU, Bernardo Álvarez, y ha denunciado un supuesto complot en su contra y llamó a sus partidarios a movilizarse.
"Cuando haya un nuevo gobierno en Estados Unidos mandaremos un embajador. Cuando llegue a la Casa Blanca un gobierno que respete a los pueblo de América Latina", ha añadido el gobernante venezolano ante miles de partidarios suyos congregados en un manifestación ante el palacio de Gobierno en Caracas, y ha exigido a Bush respetar la "soberanía de nuestros pueblos" latinoamericanos.
Los manifestantes acudieron al palacio de Miraflores en respuesta a una convocatoria del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que ha llamado al "pueblo chavista" a movilizarse contra un supuesto intento de golpe denunciado hace menos de 24 horas en un programa de la televisión estatal venezolana.
El jefe de Estado venezolano atribuye al Gobierno de Bush los presuntos planes en su contra y en la de su colega boliviano. Además, Chávez ha amenazado al Gobierno estadounidense con la suspensión de las exportaciones de crudo si decide atacar de alguna forma a Venezuela.
Además, ha señalado que si a Morales lo "derrocaran" o lo "mataran" le estarían "dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia para restituir el poder popular".
En el mismo discurso, el dirigente ha anunciado la detención de varias personas por la supuesta conspiración de militares revelada en la noche del miércoles por el presentador Mario Silva en su programa La Hojilla de la estatal Venezolana de Televisión (VTV).
La Fiscalía General Militar de Venezuela formalizó la detención de un general y de un mayor del Ejército por su supuesta participación en el denunciado complot. Los detenidos son el general de división Wilfredo Barroso y el mayor Labarca Soto, según el titular de la Fiscalía Militar, general Ernesto Cedeño, quien no detalló si se trata de oficiales retirados o en servicio activo.
"Sin que se haya materializado" el complot, ambos están acusados de "instigación a la rebelión", delito penalizado con cinco a 10 años de cárcel, ha recordado. El fiscal ha añadido que otras cuatro personas "están declarando en estos momentos en la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y otras ocho están ubicadas y probablemente declaren" en las próximas horas, pero se abstuvo de identificarlas.
Al ser consultado sobre unas informaciones del Ministerio de Defensa según las cuales otras personas aparentemente involucradas ya han abandonado el país, el fiscal ha confirmado que efectivamente "han tratado de salirse de esta situación", mientras que Chávez ha dicho que huían "como ratas".





ENÉRGICA RESPUESTA DE WASHINGTON

La Nación de Argentina (www.lanacion.com.ar)

El vocero del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack, calificó ayer de "grave error" la expulsión del embajador de Estados Unidos en Bolivia, Philip Goldberg, ordenada por el presidente boliviano, Evo Morales. En respuesta, Washington expulsó ayer al representante boliviano y advirtió que revisará la relación entre ambos gobiernos.
"La decisión es un grave error que ha dañado seriamente las relaciones bilaterales", señaló McCormack. Por su parte, el canciller boliviano, David Choquehuanca, aclaró que su gobierno desea seguir manteniendo relaciones comerciales con Estados Unidos.
Al cierre de esta edición, Washington no se había pronunciado sobre la decisión del presidente venezolano, Hugo Chávez, de expulsar en solidaridad con Bolivia al embajador norteamericano en Venezuela (ver aparte). La tensión entre ambos países podría crecer aún más hoy si la Casa Blanca concreta las medidas que analiza desde hace algunas semanas, según anticiparon algunas fuentes en Washington.
Así, el Departamento del Tesoro podría acusar al ministro saliente del Interior venezolano, Ramón Rodríguez Chapín, y a miembros de la cúpula de la inteligencia militar, por presuntos vínculos con las FARC. Además, el Departamento de Estado podría anunciar el fin de las frecuencias aéreas entre ambos países por la falta de cooperación venezolana en los controles.





WASHINGTON ANUNCIA QUE REVISARÁ RELACIONES DIPLOMÁTICAS TRAS IMPASSE CON BOLIVIA

Consideró un grave error la determinación de La Paz de expulsar al embajador de EE.UU. Los programas de asistencia podrían verse afectados.

El Mercurio de Chile (www.diario.elmercurio.com)

"Si eligen a los que quieren que Bolivia vuelva a ser un exportador de cocaína importante, la ayuda de EE.UU. estaría en riesgo". Faltaban cuatro días para las elecciones presidenciales de 2002 en Bolivia, cuando Manuel Rocha, embajador de Washington en La Paz, anticipaba lo que pasaría si ganaba el líder cocalero Evo Morales.
Las encuestas lo daban cuarto, pero la "advertencia" de Rocha lo dejó segundo en las presidenciales. Cuando la relación entre Morales y Washington se cae a pedazos, este episodio ejemplifica la historia de desencuentros. Luego que Morales declarara el miércoles "persona non grata" a Philip Goldberg, embajador de EE.UU. en Bolivia, el Departamento de Estado anunció ayer que revisará la relación bilateral y que la petición de expulsión es un "grave error". Y, devolviendo la mano, ayer, expulsó al embajador boliviano Gustavo Guzmán.
La molestia es evidente. "Dada la letanía de ataques y acciones contra EE.UU., creo que deberíamos revisar todos los aspectos de la política hacia Bolivia, desde la asistencia extranjera a nuestra relación comercial. Hemos intentado mostrar moderación al responder a los ataques personales muy ofensivos contra nuestro buen embajador en Bolivia", señaló Eliot L. Engel, presidente del subcomité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.
En la contraparte, Bolivia envió una nota diplomática a la Secretaria de Estado norteamericano, Condoleezza Rice, y comunicaron a Goldberg en persona la decisión de Morales, según informó ayer el canciller boliviano, David Choquehuanca, pero no dio las razones puntuales. Esperan que la "persona non grata" deje Bolivia entre 48 y 72 horas a partir de ayer.
Según Morales, Goldberg habría coordinado la "conspiración" con los prefectos (gobernadores) y dirigentes cívicos del suroriente, y que ha desatado la violencia de los últimos días. El 25 de agosto, Goldberg se reunió con el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, y el 4 de septiembre lo hizo con la prefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar. Una semana antes, Choquehuanca le pidió que explicara por qué se reunió con Costas.
Antes de que Washington respondiera expulsando a Guzmán, Choquehuanca dijo que quieren mantener buenas relaciones y extender las preferencias arancelarias, en vigor desde 1991, y que vencen en diciembre. Washington es además el principal mercado para las exportaciones manufacturadas bolivianas (desde marcos de puertas hasta artesanía).
Preocupación
"(La expulsión de Goldberg) crea una gran preocupación, debilita la ya débil posición frente a las preferencias arancelarias. Pareciera que el gobierno no está pensando en los trabajadores que se verán afectados", dice Eduardo Bracamonte, presidente de la Cámara Nacional de exportadores de Bolivia.
Este impasse es un episodio más de una historia de desencuentros que viene desde mediados de los '80, cuando Morales era dirigente cocalero en el Chapare (centro del país) y EE.UU. iniciaba su política de erradicación de cultivos de coca. La idea era atacar el punto de partida del narcotráfico, lo que chocaba contra los intereses de los campesinos que se dedicaban a esos cultivos. Morales entre ellos.
Hasta enero de 2006, todos los gobiernos bolivianos tuvieron buena disposición hacia este plan y tenían a EE.UU. como principal socio. Hasta que llegó Morales, quien asumió deseando una buena relación con Washington, ánimo que ha ido decayendo.





CRECE TENSIÓN ENTRE LA PAZ Y WASHINGTON

El Universal de México (www.eluniversal.com.mx)

Estados Unidos había advertido a Bolivia que la expulsión del embajador norteamericano traería “graves consecuencias”. Y así fue. Ayer, Washington ordenó la expulsión del embajador boliviano, tras declararlo persona non grata.
“En respuesta a las acciones injustificadas y en cumplimiento de la Convención de Viena (sobre el protocolo diplomático), hemos informado oficialmente al gobierno de Bolivia sobre nuestra decisión de declarar persona non grata al embajador Gustavo Guzmán”, dijo el vocero del Departamento de Estado. Sean McCormack. Poco antes, McCormack había dicho que “lamentamos la decisión del presidente Evo Morales” de expulsar al embajador Philip Goldberg, y aseguró que las acusaciones en torno a éste “carecen de todo fundamento”. El funcionario desmintió así las supuestas implicaciones del embajador en una conspiración de corte golpista y en la ola de violencia que ha extendido el rumor de la guerra civil en Bolivia. McCormack advirtió que la expulsión de Goldberg ha dañado seriamente las relaciones bilaterales”. Cabe señalar que EU es uno de los principales mercados para las exportaciones bolivianas.





EL CONFLICTO ENTRE BOLIVIA Y EEUU

ABC de España (www.abc.es)

Las relaciones entre Washington y La Paz se tensaron aún más esta semana cuando el Gobierno de Bolivia declaró 'persona no grata' al embajador de EEUU en La Paz, Philip Goldberg. El Gobierno de Evo Morales acusó al diplomático de "encabezar la división" de Bolivia y de promover junto a la oposición las protestas contra su Gobierno, por lo que le pidió que "urgentemente" volver a su país.
Ante esa medida, Estados Unidos respondió con igual dureza y también declaró al embajador boliviano ante la Casa Blanca, Gustavo Guzmán, "persona non grata". "En respuesta a una acción injustificable y en concordancia con la Convención de Viena, hemos informado oficialmente al Gobierno de Bolivia de nuestra decisión de declarar al embajador Gustavo Guzmán 'persona non grata'", señaló en un comunicado el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.
La declaración de "persona non grata" de los dos embajadores es el último episodio de una cadena de incidentes diplomáticos que han caracterizado las relaciones entre Bolivia y EEUU desde que el mandatario aimara llegó a la presidencia del país andino, en enero de 2006.
Morales, que se define como antiimperialista, ha acusado en numerosas ocasiones a la embajada de EEUU y a Goldberg de conspirar contra su Gobierno y de apoyar y financiar a sus opositores.





BOLIVIA VIVE UNO DE LOS PEORES MOMENTOS DE SU HISTORIA: MESA

Crónica de México (www.cronica.com.mx)

Los acontecimientos de violencia y la crisis sociopolítica que vive Bolivia ubican al país en uno de los momentos más graves en su historia, afirmó hoy a una emisora peruana el ex presidente boliviano Carlos Mesa. En declaraciones telefónicas a la cadena Radio Programas del Perú, Mesa lamentó el clima de confrontación que vive su país desde hace varios meses y que este jueves alcanzó su punto elevado con la muerte de cuatro personas en la región de Beni.
"Bolivia lleva varios años en crisis permanente y con situaciones terribles, complicadas", enfatizó el ex jefe de Estado (2003-2005), cuyo gobierno cayó ante presiones sociales.
Para el ex gobernante, "la gravedad de la situación en el país se debe a que las confrontaciones del pasado cercano eran de carácter ideológico, étnico culturales, pero actualmente es un conflicto entre las propias regiones".
Detalló que en la actualidad existe una confrontación entre el occidente de Bolivia y los departamentos orientales de Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca, cuyas autoridades han empezado a desconocer la autoridad del presidente Evo Morales.
Lamentó las acciones de vandalismo, saqueo y descontrol total que han superado a la policía, la que ha perdido capacidad de acción y respuesta.
Al referirse a la expulsión del embajador de Estados Unidos de Bolivia, Philip Goldberg, el ex presidente Mesa consideró que se trata del final de una relación tortuosa entre el presidente Morales y Washington.
Aseguró, sin embargo, que el embajador estadunidense "fue imprudente con algunas de sus reuniones y ha mostrado simpatía en privado, no pública, con la posición crítica al presidente Morales".
Esta es la primera vez que el gobierno de Bolivia toma una medida de esa forma, lo que obviamente, según Mesa, congelará la relación bilateral entre ambas naciones.





DE TRAIDOR Y DICTADOR A PARADIGMA NACIONALISTA

Una disputa interpetrolera precipitó en la década de 1930 la última guerra de Sudamérica. Paraguay y Bolivia sangraron por las venas de sus soldados en la vasta planicie esmeralda del Chaco Boreal, en nombre de la Standard Oil y la Shell, que se disputaban el subsuelo de la región.

Radio Cleveland de EE.UU. (www.cleveland.indymedia.org)

Paraguay, que vencería militarmente a Bolivia en una guerra de ejércitos descalzos, terminaría cediendo por un tratado infame la ubérrima zona petrolífera del Chaco que precipitó la matanza. HUEY LONG INTERVIENE EN EL CONFLICTO INTER-IMPERIALISTA
Un legendario político de Louisiana y Senador norteamericano, Huey Long, iría a envolverse en esta disputa inter-petrolera acusando a la Standard Oil y a los Rockefeller de ser la mano negra detrás de la matanza paraguayo-boliviana por el Chaco Boreal (guerra del Chaco de 1932 a 1935), un 30 de mayo del año 1934. Electo gobernador de Louisiana a fines de la década de 1920, se vio pronto enfrentado a la Standard Oil de Louisiana requiriéndole un impuesto por cada barril de petróleo a ser refinado para sus progamas sociales. Los amos en el negocio del kerosén pusieron el grito en el cielo y fraguaron un juicio político en busca de la destitución.
La Standard Oil emprendió una gran campaña de difamaciones, sobornó legisladores, chantajeó e intimidó físicamente a otros tantos, compró espacios en la prensa y hasta subsidió festejos populares en busca de su objetivo. A pesar de todo, Long contrarrestó con inusitada habilidad la turbulenta campaña adversa y terminó absuelto.
En la década de 1930 se había iniciado la producción en serie de automóviles, y el petróleo se iniciaba como “leitmotiv” del intervencionismo norteamericano en Latinoamérica y el mundo. Personeros de la Standard Oil viajaban por el mundo apropiándose del recurso y fundando filiales que pretendían ser naturales de los países que expoliaban. Así nació la Standard Oil of Bolivia, instituída por Spruille Braden, luego cabeza de la conspiración contra el Paraguay en la Conferencia para la Paz del Chaco, quien insinuó al presidente boliviano Salamanca sobre la posibilidad de obtener armas y créditos para apoderarse militarmente del Chaco paraguayo y sus yacimientos petrolíferos.
No era América del Sur la que iba a imponer condiciones a su majestad el dólar.
Como lo expresara el escritor paraguayo Arnaldo Valdovinos, centenares de ametralladoras, manejadas por manos esclavas, rompieron el silencio de las selvas chaqueñas, festejando el triunfo de sus amos. En varias de sus novelas más celebradas, Augusto Roa Bastos narró los episodios más trágicos de un ignominioso capítulo de la expansión imperialista en Sudamérica, en que los condenados paraguayos parasitados y desnutridos, debieron empuñar el fusil para defender el subsuelo y los latifundios extranjeros que se extendían sobre la vasta planicie esmeralda del Chaco Boreal.
Cuando el 15 de enero de 1935 la Sociedad de las Naciones decidió levantar el embargo de armas que pesaba sobre Bolivia, manteniendo el mismo sobre Paraguay, Huey Long declaró a la prensa: “Esta decisión de la Liga de las Naciones no es más que un mensaje dirigido al Paraguay y firmado por Rockefeller que dice: No toquen los lugares donde hemos localizado pozos del petróleo”.
Obviamente, el senador había incursionado en terreno fangoso y los sucesos no tardaron en demostrarlo. El 8 de septiembre de 1935, habiendo abandonado el senador Long con sus guardaespaldas una sesión especial en el Capitolio Estatal de Baton Rouge, adonde había arribado desde Washington buscando zanjar en cuestiones locales de su estado, un desconocido se le acercó al amparo de la oscuridad y en ese momento se escuchó un disparo. La guardia de Long abrió fuego contra el sospechoso ocasionándole a su turno 51 heridas de bala antes de ser éste identificado como un joven y respetado médico, Carl Austin Weiss, proveniente de una familia de reconocida alcurnia en la sociedad local.
Posteriormente se sabría que Weiss había actuado como cabeza de turco y que las balas que impactaron en Long tenían otra procedencia. En las primeras horas del día 10 de septiembre, hace 74 años, fallecía el senador en el Hospital Our Lady of the Lake, víctima de la avidez sin límites del imperialismo petrolero, y la Standard Oil tenía las manos libres para quedarse con el petróleo del Chaco. Con la guerra entre Bolivia y Paraguay como telón de fondo, se había cerrado uno de los más infames y controvertidos capítulos de la historia norteamericana.
LA ENTREGA DEL CHACO
Spruille Braden es siempre recordado cuando se habla del ascenso al poder de Juan Domingo Perón, como el diplomático a quien el caudillo argentino desafió con el exitoso eslogan “Braden o Perón”, que le permitiò ganar las elecciones de 1946. Según su colega británico David Nelly, Braden tenía la idea fija de que había sido elegido por la Providencia para derrocar al régimen Farell-Perón. Pero este petrolero-diplomático tejano tenía también otras historias.
En 1971 Braden acabó publicando sus memorias, que llevaron el título original de “Diplomats and Demagogues: the Memoirs of Spruille Braden” (New Rochelle, Arlington House). En las páginas del libro los paraguayos pudieron constatar, confesado por el mismo interesado, lo que siempre habían sospechado con respecto a las negociaciones para la paz del Chaco en 1938. El resultado era de esperarse en las tratativas, considerando los negociadores que presentó el Paraguay.
El mismo Braden consignó en sus memorias, de manera burlona, que en una oportunidad tuvo que ayudar a levantarse de su silla al anciano negociador paraguayo Cecilio Báez para llevarlo al baño y dejaron entonces una línea de orina en todo el recorrido.
A la senilidad de Báez vino a agregarse el desmedido afán de protagonismo del secretario de la delegación paraguaya Efraim Cardozo, quien informaba al delegado norteamericano de todo cuando acontecía en el seno de la comisión paraguaya, comprometiendo seriamente de esta manera los intereses de su país. En ese contexto, Cardozo fue responsable de que sustituya el arbitraje de derecho por el arbitraje de hecho, en fórmula que llamaron “ex aequo et bono”.
Así en los primeros días de julio de 1938, un comité formado por los delegados Braden, Ruiz Moreno y Barreda Laos (de Estados Unidos, Argentina y Perú respectivamente), empezaron a elaborar un tratado secreto que, según ellos, proveería tanto a Paraguay como a Bolivia, mutua satisfacción. En realidad hoy sabemos que el tratado preservaba para Bolivia –pero sobre todo- para la empresa petrolera Standard Oil unos 38 mil kilómetros cuadrados de ubérrimo territorio petrolífero en poder de los paraguayos.
El doctor Zubizarreta, jefe de la delegación paraguaya, se negó a participar de semejante engaño y viéndose presionado, el departamento de estado norteamericano considerando su interés por preservar los pozos petrolíferos para una empresa estadounidense solicitó la intervención del embajador paraguayo en Washington, el general José Félix Estigarribia. Éste fue comisionado de urgencia por los norteamericanos a Buenos Aires donde, tras protagonizar una fuerte discusión con Zubizarreta, lo desplazó de la jefatura de la delegación paraguaya.
El inefable Braden afirma con ironía en sus memorias que tuvo que despedir al jefe de la delegación paraguaya que entorpecía sus planes.
En la madrugada porteña del 9 de Julio de 1938, en el más estricto sigilo, se firmaría el tratado favorable al imperio petrolero que incluía una cláusula de permanecer para siempre en secreto. En él Paraguay renunciaba a todo arbitraje y cedía a Bolivia un extenso territorio entre la frontera actual y el límite natural e histórico del Chaco al noroeste, el río Parapití, muy renombrado en la cultura popular paraguaya.
Se había consumado lo que historiadores paraguayos denominaron “el día de la infamia”, la traición que hoy es la mejor documentada de la historia paraguaya. Braden lo confesaría cuatro décadas más tarde: “Sólo la prensa y el público fueron engañados, pero ello era vital para restablecer la paz. Una vez logrado el acuerdo, ya no era necesaria mi presencia en Buenos Aires”.
EL TRAIDOR SE CONVIERTE EN DICTADOR NAZI
José Félix Estigarribia no sólo fue el entregador del área petrolífera del Chaco Boreal a la Standard Oil company y a Bolivia por el acuerdo de paz de Julio de 1938 en Buenos Aires, en la mejor documentada traición de la historia paraguaya. También fue el dictador neo-nazi que con un autogolpe abrió, en febrero de 1940, una oscura etapa de totalitarismo, traición y obsecuencia al imperio norteamericano en Paraguay, que sería continuada por Higinio Morínigo y Alfredo Stroessner.
Aunque Estigarribia es recordado en forma casi exclusiva, por los autocensurados historiadores paraguayos, en su carácter de comandante del ejército que enfrentó a Paraguay y Bolivia en una guerra inter-imperialista por el petróleo del Chaco, azuzada por la Standard Oil Company y la Shell- también es responsable del funesto legado autoritario que dejó al Paraguay con su herencia Nazi-Fascista y sus leyes represivas. Ver:
LA FUERZA DEL PASADO NAZI EN PARAGUAY
Las leyes represivas nazi-fascistas que impuso por decreto José Félix Estigarribia en julio de 1940, fuertemente influenciado por Hitler y Mussolini, no eran casualidad en un país donde habían echado raíces las ideas Bernard Foester, quien a fines del siglo XIX intentó crear una colonia de arios puros en este país sudamericano. Fuertemente influenciado por estas ideas nazis, Estigarribia abrió la dinastía totalitaria en 1940. Aunque de 1940 al 2008 han pasado casi siete décadas, sorprende reconocer hoy lo mucho que los liberales siguen pareciéndose a sí mismos a lo largo de su propia historia.
No por casualidad el actual gobierno glorificó al dictador José Félix Estigarribia, quien inauguró el 18 de febrero de 1940 la etapa totalitaria nazi-fascista en Paraguay, que iría a consolidarse el 13 de enero de 1947. Tanto hoy como en 1940, el fantasma del autogolpe ronda las mentes de los sátrapas de turno, que en ambos casos fueron convocados desde ámbitos extraños al partido liberal.
¿Cómo se convierte a un traidor y dictador en paradigma nacionalista? La respuesta se encuentra mucho más en el deseo de jerarcas militares de justificar su entreguismo y obsecuencia a los imperios, así como sus afanes de lucro y deslices en ilícitos como el narcotráfico y el contrabando, que en los ilusorios méritos de héroes inventados.
La defensa que hiciera Huey Long del Paraguay, en tanto, sigue siendo un tema olvidado en las efemérides de la historia paraguaya, mientras se siguen glorificando dictadores y traidores, una alegre forma de asesinar a la historia.





HAITÍ. CARTA ABIERTA A LOS PRESIDENTES DE CHILE, BOLIVIA Y BRASIL

Presidentes progresistas de Chile Bolivia y Brasil: No es acaso un derecho de nuestros pueblos la autodeterminación? Saben Ustedes qué papel están jugando sus tropas en Haití a instancias de la ONU?

Kaos en la Red (www.kaosenlared.net)

Las esperanzas de los pueblos latinoamericanos al llegar nuevos gobiernos de corte progresista, de izquierda le dicen otros, frente al ancestral abandono de su gente, a la altísima concentración de la riqueza en pocas manos, y a las desigualdades sociales en general, parecen desvanecerse.
Esas fundadas esperanzas de las mayorías oprimidas son la respuesta popular a décadas de saqueo y permanente violación de los Derechos Humanos en medio de un oprobioso maridaje de las élites de la burguesía y los militares de nuestros países con los inquilinos de la Casa Blanca en Washington.
Despues de la tercera guerra mundial, es decir en plena guerra fría, o por lo menos congelada temporalmente para dar paso al unilateralismo global, lo menos que se podía anhelar es que para evitar o minimizar un poco estos abusos de los grandes contra los chicos, de los países ricos contra los pobres, funcionen o trabajen en su defensa los denominados organismos internacionales como la o­nU, la CPI Corte Penal Internacional y la OEA en nuestro caso.
Pero no. La organización de Naciones Unidas sistemáticamente manoseada e inservible en nuestros días, ni es una fuerza pacificadora ni es fuerza, no protege. Mucho menos defiende los Derechos de los pueblos y en su cara, gracias al manejo mediático los ricos y sus aliados en cabeza los Estados Unidos se pasean dejando una estela de sangre en países como Irak, Somalia y sobre todo y en especial, en Haiti.
Bien sabidos son los hechos de 1915 cuando las tropas de EE UU entraron en ese país caribeño como conocidas y lamentadas son las ocupaciones de los marines gringos en la región. ( Granada, Guatemala, Panamá y la presencia de agentes especiales en Colombia. etc).
En 1994 vuelven, claro que nunca se fueron realmente. Es para eso que están la CIA, la DEA y la USAID (Agencia de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos de Norteamérica), para preparar el camino y regresar como lo hacen hoy en desafío a la comunidad internacional, retando a todos los pueblos que demandan libertad y respeto a su soberanía. Regresaron en fin, ante la impávida mirada de la OEA, de la o­nU y de Caricom, Comunidad Caribeña de Naciones que agrupa a 15 países.
Pero de manera increible a esas tropas de la o­nU se unen hoy hombres y mujeres de vuestros países. Señores presidentes y pueblos de Bolivia Brasil y Chile, los entre comillas comandos pacificadores de la o­nU, en un embuste llamado pomposamente Misión Estabilizadora para Haití, Minustah por la sigla en Inglés, no pueden tener como integrantes a hermanos suramericanos como carne de cañon en una jugada maestra de atropello al pueblo Haitiano que reclama respeto a su soberanía.
Señora Bachellet y Señores Evo y Lulla, dicen que la mujer del Cesar no solamente debe serlo sino parecerlo. Pues bien, es hora de que los soldados de sus países salgan de Haití. Como lideres de gobiernos progresistas y de izquierda hagan ahora mismo que sus hombres y mujeres no sigan haciendo parte de una organización que en la práctica no existe, que no pacifica y no defiende los Derechos Humanos, antes por el contrario, que hace mutis por el foro ante los atropellos de las fuerzas armadas Haitianas contra indefensos ciudadanos cuyo pecado es ser seguidores de su depuesto presidente Jean-Bertrand Arisitide o ser miembros del partido Lavalas.
Es claro que en la coyuntura actual, dada la proliferación de gobiernos progresistas como los de ustedes señores presidentes, de continuar las cosas como están, si se cohonesta con los vejámenes cometidos en esa tierra caribeña, de ninguna manera se estaría deslegitimando entonces la resistencia armada, que enfrente, o el genocidio contra Lavalas en Haití o el de la Unión Patriótica en Colombia.
Así las fuerzas imperiales con la excusa de su lucha contra el narcotráfico y el terrorismo sigan instalando bases militares a la vista de estas organizaciones internacionales y de gobiernos genuflexos, resulta inaplazable el debate de las ideas y las formas de lucha frente a las hasta ahora, desafortunadamente aisladas voces de resitencia política para la construcción de un mundo mejor con justicia social.
Noticias que los grandes medios decomunicación no difunden desde Haití dan cuenta de masacres perpetradas por los policiales Haitianos y en muchos casos se han visto involucrados cascos azules fácilmente identificados como oriundos de países de la subregión, que nada asombraría si son Guatemaltecos o Uruguayos, pero Chilenos, Bolivianos y Brasileños alla? no tiene ninguna presentación y mucho menos explicación.
Los Haitianos estemos o no de acuerdo con esto, reclaman en las calles el regreso de su líder Aristide. Los cascos azules de la o­nU, entre otros los Jordanos, Canadienses y de USA por supuesto, representan los intereses de los Estados Unidos en ese país y protegen a los opositores de Arisitide miembros de algo que denoniman el grupo de los 184 con los empresarios criollos a la cabeza.
Señores presidentes progresistas de Chile Bolivia y Brasil: No es acaso un derecho de nuestros pueblos la autodeterminación? Saben Ustedes qué papel está jugando la o­nU y estas fuerzas mal llamadas de pacificación en Haiti? Han considerado por ser de izquierda que no pueden prestarse a ese juego de los países poderosos frente a los débiles a instancias de la o­nU? Si en la región y en hora buena Ustedes no aprobaron la ocupación de Irak como si lo hicieron Colombia y otros, esta vez porqué mantienen sus tropas en Haití? De qué lado están?
Es el momento de evitar que las esperanzas fincadas en sus gobiernos puedan desvanecerse por el temor y las presiones de los que detentan el poder. La comunidad internacional espera que se reponsa a este llamado con altura y responsabilidad. Haití merece una mejor suerte.





DROGAS-BOLIVIA: LA LUCHA AMABLE

Agencia IPS de México (www.ipsnoticias.net)

El gesto enérgico de los policías antinarcóticos bolivianos ha cambiado por otro amable que lleva atención primaria de salud a los pobladores de los Yungas, a cambio de confianza y ayuda para detectar fabricantes y traficantes de drogas.
El viceministro encargado de la represión al narcotráfico y él mismo cultivador de coca, Felipe Cáceres, ha insistido en que bajo el mandato presidencial del líder indígena Evo Morales, la destrucción de plantaciones ilegales se ha de efectuar respetando los derechos humanos y sin violencia.
Esa política ha llegado a la comandancia de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar). Su jefe, el teniente coronel de policía Julio Cruz Vera, tiene como asistente un médico, lo cual se vincula con la política de aproximación a la población del subtrópico andino, donde se cultiva coca y esporádicamente se hallan pequeñas fábricas de pasta básica, producto intermedio en la elaboración de cocaína.
En traje de camuflaje, Cruz Vera patrulla la extensa zona de montañas y espesa vegetación de los Yungas, en el departamento de La Paz, para explicar a los pobladores, la mayoría agricultores, que el tráfico de productos químicos y su empleo en la fabricación de drogas puede afectar sus vidas y privarlos de su libertad. "Se informaba de manera equivocada que íbamos a erradicar y quitarles su producción de coca a los campesinos, pero ahora realizamos una acción cívica para trabajar con los dirigentes y explicar la función de interdicción (lucha) contra el narcotráfico", dice a IPS el comandante de Umopar-Yungas, mayor Alfredo Villca. La imagen que describe Villca es lo opuesto al clima que se vivía un año atrás, cuando Morales aún no ejercía la presidencia de Bolivia, y el gobierno estaba en manos del abogado y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez.
DE REPRESIÓN A COMPRENSIÓN
Villca controla las operaciones policiales antidrogas desde su oficina instalada en una colina de Coroico, a 90 kilómetros de La Paz, y su área de acción se extiende desde el puesto policial de La Rinconada, al pie de los nevados que rodean la zona semitropical, hasta las cálidas áreas de las vecinas provincias de Larecaja y Caranavi.
La región yungueña está dividida por la cordillera Real en las provincias Nor y Sud Yungas. En ésta, las acciones de Umopar abarcan las poblaciones de Irupana y Pulchiri, ésta última en la provincia Inquisivi. A fines de 2005, la instalación del cuartel de La Rinconada, a 30 kilómetros de La Paz, con respaldo de la embajada de Estados Unidos, fue resistida por los cultivadores de coca que temían la represión policial en el control del tránsito de productos químicos y de las cargas del vegetal de amargo sabor.
Tras 11 meses de gestión de Morales, a la sazón máximo dirigente de los cocaleros del central Chapare, La Rinconada luce abandonada, y los vehículos de carga y de pasajeros --que antes debían someterse a estricta revisión de los policías de Umopar, también conocidos como "leopardos"-- no encuentran allí nada que los detenga.
La ley antidrogas 1.008 promulgada en 1988 autoriza sólo en la región de los Yungas el cultivo de 12.000 hectáreas de coca para el consumo tradicional: la masticación en las zonas andinas, la infusión y los ritos aymaras. Pero datos del gobierno estadounidense y de la Organización de las Naciones Unidas establecen que los cocales bolivianos rondan las 25.000 hectáreas. Por tanto, hay más de 13.000 hectáreas ilícitas localizadas en los Yungas y en el Chapare.
Morales anunció el propósito de modificar la ley 1.008 para permitir el incremento de los cultivos legales de 12.000 a 20.000 hectáreas, siguiendo su política de respaldo a las seis federaciones de cultivadores del Chapare, donde permitió a cada afiliado plantar coca en una extensión de 1.600 metros cuadrados (un cato). El gobierno de Carlos Mesa (2003-2005) ya había flexibilizado la ley, al autorizar la plantación de un cato de coca a cada una de las 40.000 familias cocaleras del Chapare, pero la medida de Morales multiplica el beneficio a un número de afiliados hasta ahora no determinado.
En la regional los Yungas de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), los agricultores están convencidos de que la expansión de cultivos hará bajar el precio de la coca, cotizada en unos 100 dólares por "taque" de 50 libras (22,5 kilogramos) en el mercado de La Paz.
De las 104 comunidades de Coroico, entre 80 y 90 son productoras de coca. En cada una funciona un comité comunitario de Adepcoca, con un presidente y un secretario elegidos por un año en asambleas de afiliados. Cada comité emite una boleta de autorización a los 1.000 miembros registrados de Adepcoca, para cosechar y vender hasta 10 cestos de 30 libras (13,8 kilogramos).
La venta de volúmenes adicionales no autorizados por los comités determina la sanción al afiliado con la suspensión de su licencia de comercialización por entre uno y tres años y el pago de una multa que oscila entre 62 y 125 dólares, explica el asesor de la alcaldía de Coroico y dirigente del gobernante Movimiento al Socialismo, Santiago Gutiérrez.
La estrategia sobre la coca y la droga del gobierno de Morales no está lista, reconoció el viceministro Cáceres a fines de noviembre.
Han sido enunciados, sin embargo, sus principios: la racionalización (eliminación voluntaria) de plantíos, una campaña internacional para despenalizar el vegetal, la mejora agrícola y la creación de condiciones para exportar derivados, así como nuevas metas de reducción por año.
El 17 de este mes, el gobierno dijo que había conseguido su meta anual: 5.000 hectáreas erradicadas en zonas ilícitas, tres meses antes de concluido el plazo concedido por Washington, que amenazaba con poner mala nota a Bolivia, colocando en riesgo programas de ayuda estimados en unos 150 millones de dólares. Pero el embajador estadounidense en Bolivia, Philip Goldberg, expresó temor por el incremento de los cultivos tras la llegada de Morales al gobierno y por la flexibilización de la represión a los cocaleros.
LÍMITES DEL CONTROL SOCIAL
Con la intensa campaña represiva de los últimos años en el Chapare, varios cocaleros se trasladaron a los Yungas. "Algunos chapareños querían producir pasta (básica) y se les quitaron sus tierras", afirma Gutiérrez.
Los comités comunales, vigentes desde 1994, cobran fortaleza en el control social de los cultivos de coca, con el respaldo del gobierno de Morales, que les otorga mayor protagonismo en la fiscalización y en la generación de actividades económicas.
Pero el control social no bastó para evitar la producción de pasta básica. En las operaciones policiales realizadas entre enero y octubre fueron decomisados 51 kilogramos del estupefaciente en su fase primaria y detenidas seis personas en tres "cocinas", fábricas escondidas en la maleza de los Yungas, según el parte de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN).
El presidente regional de Adepcoca de Coroico, Arapata y Coripata, Pacífico Olivares, defiende el papel de los comités comunales en el control, "mejor que el de la FELCN y Estados Unidos, porque no permitimos la maceración de coca".
En el atardecer de este mismo día, la Umopar ha descubierto una fábrica de cocaína en Nor Yungas y detenido a varias personas, nos dice Villca.
Olivares se indigna cuando se le pregunta por la droga. "No somos drogados", afirma.
El mayor Villca recuerda que en el año que finaliza, fueron detectadas y destruidas algunas fábricas en las cercanías de la carretera que une a Coroico con Caranavi, pero estima que el mayor tráfico en la zona corresponde a bandas que transportan droga procesada en Perú para su venta en Brasil.
Los resultados de la lucha antidrogas en todo el territorio nacional permitieron a Umopar capturar 12 toneladas de cocaína en el año que finaliza frente a tres de la pasada gestión, mientras los decomisos de marihuana subieron de 43 a 100 toneladas en los primeros 10 meses del año, según el comandante de los leopardos, Cruz Vera.
El narcotráfico ha cambiado de actores, afirma. Desde su aparición en la década del 60, los grandes capos de la industria prohibida imperaron en los 80, y con la dura represión de los años 90, las factorías se trasladaron a Colombia.
Ahora, Bolivia ocupa el tercer lugar en la producción de cocaína en América Latina, después de Colombia y Perú, pero bajo la modalidad de pequeñas bandas familiares en zonas rurales de la región andina y hasta en ciudades.
El jefe policial, entrenado en la doctrina militar estadounidense al igual que el personal a su mando, argumenta que la política antidrogas de Morales se inscribe en la "racionalización de la coca", con el apoyo de los comuneros al trabajo que realiza la fuerza de tareas conjunta integrada por efectivos de la policía y las Fuerzas Armadas.
"El control social funciona. Ellos (los agricultores) denuncian la existencia de plantaciones de marihuana o de fábricas de cocaína, que son destruidas con el apoyo de un fiscal", afirma Cruz Vera.
Desde enero, la Umopar cultiva una relación estrecha con los campesinos de las zonas productoras de coca. Sólo en los Yungas, 11.000 niños fueron vacunados contra diferentes enfermedades y recibieron dosis de vitamina A, mientras los adultos fueron tratados contra varias enfermedades como la fiebre amarilla, la leishmaniasis y la tuberculosis, afirma el médico Carlos Feraudy.
Inclusive la zona de La Asunta, en Sud Yungas, donde sus habitantes impedían el ingreso de la policía, es accesible ahora para los uniformados que acuden con asistencia médica y programas de difusión sobre los productos químicos prohibidos que se emplean en la obtención de pasta base, agrega Villca. Por el momento, el uso de la fuerza contra los cocaleros está excluido de los métodos de trabajo de los policías antidrogas. Por eso, el dirigente Olivares sentencia: "Si un día nos quieren meter a los soldados, nos vamos a defender con uñas y dientes, o de lo contrario deben darnos una fuente de trabajo".

No comments: